fbpx

Privacidad

Artículos y publicaciones del CCC sobre Privacidad.

La privacidad del consumidor debe ser prioridad

Casi todos los días escuchamos casos más importantes de robo de identidad, delitos financieros y otras formas de ataques o interferencias maliciosas en Internet. Las infracciones se vuelven comunes y los estándares laxos dejan a los consumidores preocupados por cómo se salvaguarda su información.

Las colosales infracciones en British Airways, Marriott y Starwood en 2018 comprometieron los datos privados de cientos de millones de clientes, y desde entonces han surgido docenas de casos más.

Dichos incidentes son evidencia de que la seguridad de los datos del consumidor, y también la privacidad del consumidor, no se toman en serio. La adopción de soluciones de Internet de las cosas y el muy esperado despliegue de redes 5G muy rápidas harán que la privacidad de los consumidores sea aún más vulnerable en los próximos años.

La orden ejecutiva del presidente Trump para evitar que las empresas compren hardware y software de empresas de telecomunicaciones consideradas un riesgo para la seguridad nacional es al menos un buen paso para proteger la privacidad, pero es triste ver que tuvo que llegar a eso.

Es probable que Trump esté influenciado por las declaraciones del presidente de la FCC, Ajit Pai, quien advirtió contra el uso de proveedores de equipos de telecomunicaciones de China sobre la base tanto de la seguridad nacional como de la privacidad.

En un caso, el otoño pasado, se informó que los funcionarios chinos ejercieron una enorme presión sobre empresas privadas específicas para que incluyeran las llamadas puertas traseras en su software o dispositivos, que pueden ser explotadas por agentes gubernamentales solos o con la ayuda de un fabricante. Eso solo provoca más preguntas sobre la influencia del Partido Comunitario Chino en las empresas chinas que venden en el extranjero.

Con eso en mente, para el consumidor común que busca comprar su próximo teléfono inteligente, computadora portátil o enrutador WiFi, ¿cómo puede estar seguro de que su privacidad estará protegida?

Como respuesta a amenazas como esta, Australia prohibió al fabricante chino de equipos de red Huawei de su red 5G. Estados Unidos ha hecho efectivamente lo mismo. Pero las prohibiciones generales no son una solución milagrosa para salvaguardar la privacidad y la seguridad de los datos. Se necesita una mezcla de soluciones.

Lo que necesitamos es una respuesta política inteligente que induzca a las empresas a dar suficiente peso a la seguridad de los datos de los consumidores, al mismo tiempo que logra ese objetivo sin distorsiones indebidas del mercado, prohibiciones al por mayor de ciertas empresas y la limitación de la elección del consumidor.

La sana competencia entre empresas privadas es el mejor mecanismo para descubrir las herramientas y aplicaciones adecuadas para los nuevos equipos tecnológicos. Mantener la nueva regulación tecnológicamente neutral y, por lo tanto, no decidir por ley qué solución tecnológica es la mejor, es un muy buen marco para la privacidad del consumidor.

Las reglas deben centrarse en los resultados y ser lo más generales posible sin dejar de proporcionar orientación suficiente. Eso significa que no solo las empresas más grandes que pueden permitirse el lujo de cumplir también tendrán una oportunidad.

Al mismo tiempo, se debe adoptar algún tipo de esquema de certificación, o incluso un estándar de código abierto, para minimizar el riesgo de puertas traseras u otras vulnerabilidades. Dicho esto, no se puede garantizar una seguridad perfecta. Pero garantizar que las empresas utilicen cifrado y métodos seguros de autenticación debería estar sobre la mesa.

Idealmente, también habría más responsabilidad en la cadena de suministro para los operadores de telecomunicaciones y los mayoristas de infraestructura. Esto empujaría a las empresas a tener más en cuenta la privacidad y la seguridad del consumidor al tomar decisiones de compra.

Las prohibiciones directas motivadas por preocupaciones de seguridad tienen los mismos efectos que las restricciones comerciales en el contexto de una guerra comercial. La primera víctima de cualquier guerra comercial son los consumidores de la nación que imponen barreras arancelarias y no arancelarias al comercio. A menos que no haya otra solución viable y que la evidencia de un riesgo de seguridad grave sea clara, no deberíamos recurrir a las prohibiciones.

El debate en torno a 5G nos recuerda cuán vulnerables son los consumidores en un mundo tecnológica y políticamente complejo.

Por lo tanto, se necesita una regulación inteligente para proteger a los consumidores de las filtraciones de datos y evitar que los gobiernos autocráticos los espíen.

Al fortalecer la responsabilidad de las empresas por las vulnerabilidades tecnológicas y al crear buenos estándares, se pueden garantizar tanto la elección como la privacidad del consumidor.

Los instrumentos contundentes como las prohibiciones totales basadas en el país de origen o los reguladores que eligen a los campeones tecnológicos deben verse como medidas de último recurso.

Leer más aquí

La privacidad del consumidor debe ser prioridad

Casi todos los días escuchamos casos más importantes de robo de identidad, delitos financieros y otras formas de ataques o interferencias maliciosas en Internet. Las infracciones se vuelven comunes y los estándares laxos dejan a los consumidores preocupados por cómo se salvaguarda su información.

Las colosales infracciones en British Airways, Marriott y Starwood en 2018 comprometieron los datos privados de cientos de millones de clientes, y desde entonces han surgido docenas de casos más.

Dichos incidentes son evidencia de que la seguridad de los datos del consumidor, y también la privacidad del consumidor, no se toman en serio. La adopción de soluciones de Internet de las cosas y el muy esperado despliegue de redes 5G muy rápidas harán que la privacidad de los consumidores sea aún más vulnerable en los próximos años.

La orden ejecutiva del presidente Trump para evitar que las empresas compren hardware y software de empresas de telecomunicaciones consideradas un riesgo para la seguridad nacional es al menos un buen paso para proteger la privacidad, pero es triste ver que tuvo que llegar a eso.

Es probable que Trump esté influenciado por las declaraciones del presidente de la FCC, Ajit Pai, quien advirtió contra el uso de proveedores de equipos de telecomunicaciones de China sobre la base tanto de la seguridad nacional como de la privacidad.

En un caso, el otoño pasado, se informó que los funcionarios chinos ejercieron una enorme presión sobre empresas privadas específicas para que incluyeran las llamadas puertas traseras en su software o dispositivos, que pueden ser explotadas por agentes gubernamentales solos o con la ayuda de un fabricante. Eso solo provoca más preguntas sobre la influencia del Partido Comunitario Chino en las empresas chinas que venden en el extranjero.

Con eso en mente, para el consumidor común que busca comprar su próximo teléfono inteligente, computadora portátil o enrutador WiFi, ¿cómo puede estar seguro de que su privacidad estará protegida?

Como respuesta a amenazas como esta, Australia prohibió al fabricante chino de equipos de red Huawei de su red 5G. Estados Unidos ha hecho efectivamente lo mismo. Pero las prohibiciones generales no son una solución milagrosa para salvaguardar la privacidad y la seguridad de los datos. Se necesita una mezcla de soluciones.

Lo que necesitamos es una respuesta política inteligente que induzca a las empresas a dar suficiente peso a la seguridad de los datos de los consumidores, al mismo tiempo que logra ese objetivo sin distorsiones indebidas del mercado, prohibiciones al por mayor de ciertas empresas y la limitación de la elección del consumidor.

La sana competencia entre empresas privadas es el mejor mecanismo para descubrir las herramientas y aplicaciones adecuadas para los nuevos equipos tecnológicos. Mantener la nueva regulación tecnológicamente neutral y, por lo tanto, no decidir por ley qué solución tecnológica es la mejor, es un muy buen marco para la privacidad del consumidor.

Las reglas deben centrarse en los resultados y ser lo más generales posible sin dejar de proporcionar orientación suficiente. Eso significa que no solo las empresas más grandes que pueden permitirse el lujo de cumplir también tendrán una oportunidad.

Al mismo tiempo, se debe adoptar algún tipo de esquema de certificación, o incluso un estándar de código abierto, para minimizar el riesgo de puertas traseras u otras vulnerabilidades. Dicho esto, no se puede garantizar una seguridad perfecta. Pero garantizar que las empresas utilicen cifrado y métodos seguros de autenticación debería estar sobre la mesa.

Idealmente, también habría más responsabilidad en la cadena de suministro para los operadores de telecomunicaciones y los mayoristas de infraestructura. Esto empujaría a las empresas a tener más en cuenta la privacidad y la seguridad del consumidor al tomar decisiones de compra.

Las prohibiciones directas motivadas por preocupaciones de seguridad tienen los mismos efectos que las restricciones comerciales en el contexto de una guerra comercial. La primera víctima de cualquier guerra comercial son los consumidores de la nación que imponen barreras arancelarias y no arancelarias al comercio. A menos que no haya otra solución viable y que la evidencia de un riesgo de seguridad grave sea clara, no deberíamos recurrir a las prohibiciones.

El debate en torno a 5G nos recuerda cuán vulnerables son los consumidores en un mundo tecnológica y políticamente complejo.

Por lo tanto, se necesita una regulación inteligente para proteger a los consumidores de las filtraciones de datos y evitar que los gobiernos autocráticos los espíen.

Al fortalecer la responsabilidad de las empresas por las vulnerabilidades tecnológicas y al crear buenos estándares, se pueden garantizar tanto la elección como la privacidad del consumidor.

Los instrumentos contundentes como las prohibiciones totales basadas en el país de origen o los reguladores que eligen a los campeones tecnológicos deben verse como medidas de último recurso.

Leer más aquí

Debemos hacer de la privacidad del consumidor una prioridad

Casi todos los días escuchamos casos más importantes de robo de identidad, delitos financieros y otras formas de ataques o interferencias maliciosas en Internet. Las infracciones se vuelven comunes y los estándares laxos dejan a los consumidores preocupados por cómo se salvaguarda su información.

Las colosales infracciones en British Airways, Marriott y Starwood en 2018 comprometieron los datos privados de cientos de millones de clientes, y desde entonces han surgido docenas de casos más.

Dichos incidentes son evidencia de que la seguridad de los datos del consumidor, y también la privacidad del consumidor, no se toman en serio. La adopción de soluciones de Internet de las cosas y el muy esperado despliegue de redes 5G muy rápidas harán que la privacidad de los consumidores sea aún más vulnerable en los próximos años.

La orden ejecutiva del presidente Trump para evitar que las empresas compren hardware y software de empresas de telecomunicaciones consideradas un riesgo para la seguridad nacional es al menos un buen paso para proteger la privacidad, pero es triste ver que tuvo que llegar a eso.

Es probable que Trump esté influenciado por las declaraciones del presidente de la FCC, Ajit Pai, quien advirtió contra el uso de proveedores de equipos de telecomunicaciones de China sobre la base tanto de la seguridad nacional como de la privacidad.

En un caso, el otoño pasado, se informó que los funcionarios chinos ejercieron una enorme presión sobre empresas privadas específicas para que incluyeran las llamadas puertas traseras en su software o dispositivos, que pueden ser explotadas por agentes gubernamentales solos o con la ayuda de un fabricante. Eso solo provoca más preguntas sobre la influencia del Partido Comunitario Chino en las empresas chinas que venden en el extranjero.

Con eso en mente, para el consumidor común que busca comprar su próximo teléfono inteligente, computadora portátil o enrutador WiFi, ¿cómo puede estar seguro de que su privacidad estará protegida?

Como respuesta a amenazas como esta, Australia prohibió al fabricante chino de equipos de red Huawei de su red 5G. Estados Unidos ha hecho efectivamente lo mismo. Pero las prohibiciones generales no son una solución milagrosa para salvaguardar la privacidad y la seguridad de los datos. Se necesita una mezcla de soluciones.

Lo que necesitamos es una respuesta política inteligente que induzca a las empresas a dar suficiente peso a la seguridad de los datos de los consumidores, al mismo tiempo que logra ese objetivo sin distorsiones indebidas del mercado, prohibiciones al por mayor de ciertas empresas y la limitación de la elección del consumidor.

La sana competencia entre empresas privadas es el mejor mecanismo para descubrir las herramientas y aplicaciones adecuadas para los nuevos equipos tecnológicos. Mantener la nueva regulación tecnológicamente neutral y, por lo tanto, no decidir por ley qué solución tecnológica es la mejor, es un muy buen marco para la privacidad del consumidor.

Las reglas deben centrarse en los resultados y ser lo más generales posible sin dejar de proporcionar orientación suficiente. Eso significa que no solo las empresas más grandes que pueden permitirse el lujo de cumplir también tendrán una oportunidad.

Al mismo tiempo, se debe adoptar algún tipo de esquema de certificación, o incluso un estándar de código abierto, para minimizar el riesgo de puertas traseras u otras vulnerabilidades. Dicho esto, no se puede garantizar una seguridad perfecta. Pero garantizar que las empresas utilicen cifrado y métodos seguros de autenticación debería estar sobre la mesa.

Idealmente, también habría más responsabilidad en la cadena de suministro para los operadores de telecomunicaciones y los mayoristas de infraestructura. Esto empujaría a las empresas a tener más en cuenta la privacidad y la seguridad del consumidor al tomar decisiones de compra.

Las prohibiciones directas motivadas por preocupaciones de seguridad tienen los mismos efectos que las restricciones comerciales en el contexto de una guerra comercial. La primera víctima de cualquier guerra comercial son los consumidores de la nación que imponen barreras arancelarias y no arancelarias al comercio. A menos que no haya otra solución viable y que la evidencia de un riesgo de seguridad grave sea clara, no deberíamos recurrir a las prohibiciones.

El debate en torno a 5G nos recuerda cuán vulnerables son los consumidores en un mundo tecnológica y políticamente complejo.

Por lo tanto, se necesita una regulación inteligente para proteger a los consumidores de las filtraciones de datos y evitar que los gobiernos autocráticos los espíen.

Al fortalecer la responsabilidad de las empresas por las vulnerabilidades tecnológicas y al crear buenos estándares, se pueden garantizar tanto la elección como la privacidad del consumidor.

Los instrumentos contundentes como las prohibiciones totales basadas en el país de origen o los reguladores que eligen a los campeones tecnológicos deben verse como medidas de último recurso.

Leer más aquí

Informe publicado sobre ciberseguridad, privacidad del consumidor y tecnología 5G

El Consumer Choice Center anuncia el lanzamiento de una nota de política sobre privacidad del consumidor y ciberseguridad en Europa. La nota de política analiza las amenazas actuales a la privacidad de los consumidores europeos a la luz del surgimiento del Internet de las cosas y el despliegue de las redes 5G. Los autores Mikolaj Barczentewicz y Fred Roeder sugieren un modelo multifactorial […]

El Congreso debe actuar sobre la privacidad

CONSULTA DE LA MAÑANA: La revolución digital ha transformado la forma en que vivimos. Ahora es el momento de que nuestras leyes de privacidad reflejen eso.

Vuelve al comienzo
es_ESES