La sostenibilidad y la innovación deberían ir de la mano en la UE

En las últimas dos décadas, Europa ha decidido seguir su propio camino en las políticas agrícolas. Si bien tanto América del Norte como América del Sur, y también Japón se han movido a una agricultura moderna aún más impulsada por la tecnología, Europa ha retrocedido y sigue prohibiendo cada vez más avances y métodos científicamente probados en la agricultura. En conversaciones comerciales recientes, los principales diplomáticos estadounidenses se han burlado repetidamente del marco regulatorio en la UE como anacrónico.

«Debemos eliminar las restricciones a la adopción de nuevos enfoques y tecnologías innovadores, incluidas restricciones regulatorias excesivamente onerosas e innecesarias, y vamos a decir la verdad a nuestros ciudadanos sobre tecnología, productividad y seguridad».

Esas fueron las palabras del Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Sonny Perdue en un artículo de opinión publicado en Euractiv en febrero. De manera un poco menos diplomática, el embajador de Estados Unidos en el Reino Unido, Woody Wilson, acuñó el enfoque de la UE «Museo de la Agricultura». en un artículo de opinión para The Telegraph solo este marzo.

Tanto Perdue como Wilson sostienen que las restricciones de la Unión Europea a la tecnología agrícola moderna no son sostenibles y limitan severamente los futuros acuerdos comerciales.

Juzgar si son correctos o no no está relacionado con cuánto amas u odias a los Estados Unidos, sino cuánto amas u odias la estabilidad de los precios de los alimentos. Nosotros, los europeos, podemos juzgar esto nosotros mismos.

Vamos a evaluar la situación tal como es. Tanto la agricultura convencional como la orgánica se ocupan de las plagas de las que deben deshacerse para no poner en peligro la seguridad alimentaria y la estabilidad de precios para los consumidores. Ambos requieren productos químicos como parte de sus herramientas de protección de cultivos.

Como muestra África, las plagas de langostas pueden ser devastadoras para la seguridad alimentaria, y la ciencia climática nos permite detectar que ciertas plagas vendrán de lugares distantes a nuestras costas más temprano que tarde, lo que hace que los insecticidas sean necesarios. Para evitar hongos y micotoxinas mortales, utilizamos fungicidas.

Políticamente, estas herramientas de protección de cultivos químicos no son populares, ya que una cantidad cada vez mayor de ambientalistas empuja a los políticos a prohibirlas. Esto ha dejado el espectro político de izquierda vs. derecha y se distribuye equitativamente en ambos lados.

Desafortunadamente, si las autoridades de seguridad alimentaria nacionales e internacionales han demostrado que estos productos químicos son seguros o no, en el contexto de la política moderna posterior a la verdad, es muy poco.

Lo que parece importar es que las herramientas modernas de protección de cultivos están etiquetadas como insostenibles. Sin embargo, la sostenibilidad no está suficientemente definida y, por lo tanto, ha servido como una excusa para envalentonar los conceptos erróneos existentes sobre la agricultura.

En todo caso, la sostenibilidad debe basarse en una agricultura moderna e innovadora que satisfaga las necesidades del medio ambiente, la seguridad alimentaria, la seguridad alimentaria y los precios competitivos para los consumidores. Esas herramientas están disponibles para nosotros hoy.

A través de la ingeniería genética, los científicos han encontrado una manera de reducir el uso de productos tradicionales de protección de cultivos, al tiempo que aumentan el rendimiento de los cultivos. Sin embargo, una vez más, una sospecha política hacia la innovación agro-tecnológica impide el camino a seguir, en este caso a través de la directiva de OGM de 2001, que prácticamente prohíbe toda la ingeniería genética con el propósito de los cultivos.

El cambio climático altera la forma en que producimos alimentos, lo queramos o no. Las enfermedades raras y no tan raras nos obligan a adaptar nuestro suministro de alimentos a los consumidores que lo necesitan. Las modificaciones genéticas específicas nos permiten superar mutaciones aleatorias del pasado y desarrollar cambios precisos en el campo de los alimentos.

Estados Unidos, junto con Israel, Japón, Argentina y Brasil, están liderando el mundo con reglas permisivas para la edición de genes. Esta nueva tecnología puede mejorar la esperanza de vida, la seguridad alimentaria y los precios de los alimentos para todos los consumidores. Las reglas de la UE, en comparación, tienen 20 años y no están enraizadas en la ciencia, ya que una cantidad cada vez mayor de científicos ahora explicando.

¿Los estadounidenses quieren competir con los agricultores europeos y vender cantidades crecientes de alimentos en este continente?

Esto no solo es obviamente el caso, sino que también es mutuo. Si invertimos tanto tiempo como lo hacemos en demonizar los productos estadounidenses aquí para promover los productos europeos en el extranjero, entonces serían nuestros agricultores expandiéndose masivamente en el mercado estadounidense con productos superiores. En el escenario, los consumidores mantienen sus elecciones de alimentos, y los minoristas y productores deben estar obligados a etiquetar los orígenes de los alimentos.

Sobre todo, la modificación de nuestras normas sobre nuevas tecnologías de mejoramiento genético (o edición de genes) debe hacerse en interés de los consumidores europeos más que en el de los exportadores estadounidenses. Europa debería liderar el camino hacia la innovación agrícola y dar lecciones para la innovación, no tomarlas de los Estados Unidos. En interés de los consumidores europeos, debemos permitir la innovación y luego ser un líder mundial en ello.

Originally published here.


The Consumer Choice Center is the consumer advocacy group supporting lifestyle freedom, innovation, privacy, science, and consumer choice. The main policy areas we focus on are digital, mobility, lifestyle & consumer goods, and health & science.

The CCC represents consumers in over 100 countries across the globe. We closely monitor regulatory trends in Ottawa, Washington, Brussels, Geneva and other hotspots of regulation and inform and activate consumers to fight for #ConsumerChoice. Learn more at consumerchoicecenter.org

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to top