#RegularNoCura

Los gobiernos populistas en América Latina culpan a la industria farmacéutica y su afán de lucro por el acceso deficiente a la medicina innovadora en sus respectivos países. Políticas públicas como el robo de las innovaciones de empresas occidentales para el beneficio de empresas locales que replican estos medicamentos (sin compensar a su dueño legítimo)  podrían permitir a los pacientes acceder a estas medicinas en el corto plazo, pero eso no subsanará los sistemas de salud de nuestros países.

Necesitamos construir puentes hacia la innovación y la mejora en infraestructura en el campo de la salud, así como evitar el alejamiento de empresas innovadoras que se ven afectadas por políticas cortoplacistas como el robo de su propiedad. Muchas empresas farmacéuticas ya han dejado de invertir en los mercados latinoamericanos, las medidas populistas y predatorias contra ellas hacen cada vez más difícil atraer Inversión Extranjera Directa (IED) hacia nuestras economías, lo cual nos mantiene en un trampa de subdesarrollo y pobreza a largo plazo.

La única forma de mejorar de manera sostenible la infraestructura médica de nuestros países es con crecimiento económico, atrayendo a inversionistas que coloquen dinero en la infraestructura de los hospitales y en investigaciones médicas.

De este modo, queremos destacar que al construir puentes hacia los inversionistas del campo de la salud y la investigación médica, podremos alcanzar un desarrollo económico sostenible, lo cual mejorará el acceso a la medicina para todos nosotros.

Puedes conocer más sobre este tema en: