fbpx

Mes: amñ2020 f10292020-04-07T10:10:29+00:00ammartes

Ontario recorta la lista de lugares de trabajo esenciales para limitar la propagación de COVID-19

El gobierno de Ontario ordenó el cierre de más lugares de trabajo, incluidas las tiendas físicas de cannabis y algunos sitios de construcción industrial, en una campaña intensificada para limitar la propagación del coronavirus.

“No podemos detenernos ahora”, dijo el viernes el primer ministro Doug Ford. “Hay 1.600 personas que necesitan que hagamos todo lo posible en los próximos 30 días para ayudar a salvarlos”.

Los modelos de salud pública de COVID-19 muestran que muchas personas podrían morir a fin de mes a menos que se tomen medidas de distanciamiento social más estrictas.

Se ordenó una nueva lista de empresas para que hagan arreglos para que el personal trabaje de forma remota o cierren sus operaciones antes de las 11:59 p. m. del sábado.

“Toda la construcción industrial, excepto los proyectos industriales críticos, se detendrá”, dijo Ford. “Solo continuarán los proyectos de infraestructura necesarios, como hospitales y transporte”.

Si bien no se permitirá el inicio de nuevos proyectos de construcción residencial, los que ya están en construcción continuarán.

Ford dijo que a la gran mayoría de los trabajadores de Ontario ahora se les ha dicho que se queden en casa.

“Tuvimos que cerrar la mayor parte de nuestra economía”, dijo.

Los negocios que permanecen abiertos incluyen aquellos que brindan servicios esenciales, supermercados, restaurantes para llevar o entregar, tiendas de alcohol como LCBO, farmacias, estaciones de servicio, servicios funerarios, veterinarios solo para atención de urgencia, hoteles y servicios de cambio de cheques.

También pueden continuar los servicios de seguros, telecomunicaciones, transporte y mantenimiento.

Las tiendas que venden hardware, piezas de vehículos, suministros para mascotas y animales, artículos de oficina y productos informáticos solo podrán ofrecer métodos alternativos de venta, como la recogida o entrega en la acera.

David Clement, del Consumer Choice Center (CCC), dijo que era una pena que el gobierno de Ford cerrara las tiendas minoristas de cannabis.

“Este movimiento no hace más que envalentonar al mercado negro, que obviamente seguirá satisfaciendo la demanda de los consumidores”, dijo en un comunicado.

La opción en línea para comprar en la tienda de cannabis de Ontario sigue estando disponible.

Ford dijo que está siguiendo el consejo de su director médico de salud para cerrar más sectores de la economía.

Sin embargo, dijo que las personas aún necesitarán acceder a sus medicamentos y alimentos.

“Tan pronto como sacas esa comida de los estantes y cierras la venta al por menor, obtienes… anarquía”, dijo Ford. “Obtienes desobediencia civil: la gente hará lo que tenga que hacer para alimentar a su familia, y no queremos llegar a ese punto”.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

Nueva York y Texas flexibilizan ley de entrega de alcohol en medio de la crisis de COVID-19

LA MAYORÍA DE LOS ESTADOS NO PERMITEN A LOS CONSUMIDORES COMPRAR ALCOHOL EN LÍNEA PARA ENTREGA.

En todo el país, las leyes contra la entrega de alcohol son estrictas, lo que presenta una situación interesante dado el aislamiento social masivo por el brote de COVID-19. 

Según Consumer Choice Center, Arizona, Florida, Hawái, Nebraska y New Hampshire son los únicos estados que permiten a los consumidores comprar alcohol en línea y recibirlo en su hogar. Alabama, Oklahoma y Utah prohíben por completo todos los envíos de alcohol. Todos los demás estados se encuentran en el medio en términos de permitir envíos de vino, envíos de alcohol después de una compra en la tienda y envíos desde bodegas en el estado. 

“Ahora es un buen momento para considerar cambiar estas leyes y empoderar a los consumidores para que reciban alcohol en casa como cualquier otro producto”, dijo Yaël Ossowski, subdirectora del Consumer Choice Center, en una publicación en el sitio web de la organización. 

En Nueva York, que ahora lidera el país en cantidad de casos de COVID-19, la Autoridad Estatal de Bebidas Alcohólicas anunció un cambio en la ley en la que los restaurantes y bares pueden vender vino y licor para llevar o a domicilio, pero el consumidor también debe comprar alimentos. . El cambio estaba destinado a apoyar a los restaurantes que enfrentan una disminución de las ventas debido al cierre de los comedores en todo el estado. A los restaurantes y bares de Nueva York ya se les permitió vender cerveza para llevar o a domicilio. 

Siguiendo el ejemplo de Nueva York, el gobernador Greg Abbott anunció el miércoles una exención para permitir que los restaurantes y bares entreguen cerveza, vino y bebidas mixtas con la compra de alimentos. También le dijo a la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas que permitiera a las empresas vender productos sin abrir a fabricantes, mayoristas y minoristas. 

En Ohio, no ha cambiado ninguna ley, pero se ha permitido a los restaurantes y bares devolver productos de licor de alta graduación sin abrir comprados en los últimos 30 días. Lo mismo se aplica a las empresas que tuvieron que cancelar eventos entre el 12 de marzo y el 6 de abril. Si la prohibición de reuniones en Ohio continúa después del 6 de abril, el organismo regulador de Ohio seguirá permitiendo la devolución de productos sin abrir. 

Más de la mitad de los estados han cerrado los comedores y tienen restaurantes y bares limitados para llevar y entregar. A principios de semana, el presidente Donald Trump recomendó que las personas no se reúnan en grupos de más de 10. Mientras tanto, los restaurantes de todo el país han visto caer las ventas y algunas organizaciones de servicios de alimentos han pedido ayuda financiera a la administración. 

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

Il Sistema Lombardo Función

Nelle ultime settimane la gestione dell'emergenza in Lombardia è stata oggetto di grande dibattito. Le critiche maggiori sono state rivolte al sistema sanitario regionale. Gli aspetti problematici potrebbero, però, risiedere altrove e le cause di una gestione non ottimale andrebbero ricercate più a fondo.


PERCHÈ È IMPORTANTE?   Una polemica oramai quotidiana riguarda il ruolo della sanità privata, soprattutto in Lombardia, e di come il sistema di cooperazione tra strutture pubbliche e private avrebbe fallito. Proviamo a capire se veramente è il sistema sanitario lombardo a non aver funzionato oppure qualcosa d'altro.

LA RIFORMA   La sanità privata è figlia di una riforma voluta dall'allora maggioranza di centrodestra guidata dal Presidente Roberto Formigoni, che pose erogatori privati e pubblici sullo stesso piano, purché il sistema rimanesse universale (tutti i cittadini hanno accesso alle cure nello stesso modo) e solidale (le prestazioni sono pagate dalla fiscalità generale e non direttamente dal singolo paziente).

Per il paziente nulla cambia, ci si può rivolgere agli ospedali pubblici o privati senza distinzione. Al contrario, secondo i dati ANGES – Regione Lombardia del 2018, gli ospedali lombardi sono parimenti nei primi 10 ospedali italiani, come per esempio il San Raffaele di Milano, il San Matteo di Pavia, l'Istituto dei Tumori di Milano e il Papa Giovanni XXIII de Bérgamo.

INVERSIÓN RICERCA   Inoltre andrebbe considerato che questa competizione tra pubblico e privato ha fatto sì che la spesa sanitaria privata e pubblica dedicata alla ricerca e alla cura della persona crescesse di quasi il 28% annuo (dati UniBocconi), creando centri di eccellenza riconosciuti in tutto il mondo, sia privati sia pubblici, come ad esempio gli Spedali Civili di Brescia, il Gruppo San Donato, Humanitas e tanti altri.

Questo è un tempo di emergenza, come dimostrano le parole di medici ed operatori sanitari che parlano di una vera e propria guerra, guerra nella quale combattono a nostra difesa sia operatori privati sia operatori pubblici.

Gli operatori privati si sono impegnati a mettere a disposizione il proprio personale sanitario nelle strutture pubbliche, nonché le loro stesse strutture. Regione Lombardia ha riorganizzato la rete ospedaliera creando hub specializzati divisi per patologia e prestazione sanitaria, al fine di liberare posti per pazienti COVID-19.

IL PRIVATO FUNZIONA?   Se tutto questo è stato possibile lo si deve anche alla capacità della sanità privata di riorganizzarsi in tempi brevissimi per poter ospitare il maggior numero di pazienti provenienti dalle strutture pubbliche sommerse dall'ondata di pazienti affetti da Coronavirus, spesso fatto senza attingere a risorse pubbliche, come dimostra il nuovo reparto di terapia intensiva realizzato con donazioni private al San Raffaele di Milano. Ovviamente, la sanità privata è in prima linea anche nella gestione diretta di pazienti COVID lombardi, con circa il il 30% di quest'ultimi ospitato presso strutture private.

VEN LA COREA DEL SUR   Se il sistema è andato in tilt non è per colpa della competizione pubblico privato, la quale ha fatto sì che i lombardi potessero ancora usufruire di cure ospedaliere di qualità, grazie alla maggiore flessibilità della quale l'erogatore privato è portatore. Ad ulteriore prova dell'assoluta bontà dell'apporto privato nella gestione della crisi dovuta al Coronavirus, andrebbe ricordato che il sistema sud-coreano, portato da molti come modello, è costituto per la grande parte da operatori sanitari privati, e dove la ripartizione della spesa sanitaria tra pubblico e privato è quasi paritetica.

Purtroppo, restano le migliaia di morti e quindi la necessità di porsi una domanda: perché la politica lombarda non ha attuato una strategia di contenimento e di prevenzione come quella veneta, fondata su un intervento di test preventivi, che è risultata più efficace? Se finora non lo si è attuato, perché, alla luce degli evidenciai risultati, ora non si procede in questa direzione?


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

5 formas de alegrar tu cuarentena

Es mi día 25 de cuarentena, y aunque tenía planes muy ambiciosos al principio, durante una semana apenas pude cambiar mi atención a algo que no estuviera relacionado con la pandemia. 

Todos hemos estado allí: incluso los memes del papel higiénico han tenido un toque de histeria. Después de un tiempo, seguir todas las noticias lo embriaga tanto que naturalmente se olvida de las cosas pequeñas como cocinar, hacer ejercicio, leer, aprender por sí mismo y pasar tiempo de calidad con sus seres queridos. Las cosas que realmente pueden ayudarnos a pasar esta cuarentena y preservar nuestra salud mental. 

Decidir limitar drásticamente mi consumo de noticias fue un cambio de vida. Aquí les comparto algunos libros y cursos en línea que me han alegrado la cuarentena. 

1. Stefan Zweig, El mundo de ayer

Es probable que ningún libro jamás escrito sea tan relevante hoy como El mundo de ayer de Zweig. Una obra maestra literaria que enfatiza la fragilidad del multiculturalismo en Europa, una celebración de la paz y una rara memoria histórica del mundo que se fue hace mucho tiempo, Europa antes de la Primera Guerra Mundial. 

Hace unas semanas decidí releer algunos de sus capítulos, en particular, aquel en el que Zweig describe el período de seguridad en Europa a finales del siglo XIX. Este pasaje en particular me hizo experimentar una especie de deja vu:

“La gente de la época miraba con desdén épocas anteriores con sus guerras, hambrunas y revoluciones, como períodos en los que la humanidad aún no había alcanzado la mayoría de edad y no estaba lo suficientemente ilustrada. Ahora, sin embargo, fue solo una cuestión de décadas antes de que finalmente vieran el fin del mal y la violencia, y en esos días esta fe es un progreso ininterrumpido e inexorable que verdaderamente tenía la fuerza de una religión”.

Por supuesto, hay mucho más en este libro. Mi colega Yael Ossowski escribió una excelente y detallada reseña para captar tu atención:

Los temas de las historias de Zweig siempre dan esperanza. El universalismo era clave, la libertad personal una vocación y la cultura era el gran unificador. Se consideraba que la autoridad era absurda y celosa. El cosmopolitismo era un objetivo alcanzable y deseable.

Recorrió el continente europeo conociendo a otros artistas, filósofos y pensadores que llegarían a dar forma a la civilización occidental en las próximas décadas.

Fue en los cafés, teatros y tranvías de las principales ciudades donde se enamoró del sueño de Europa, una majestuosa colección de culturas y pueblos unidos por la historia pero unidos por un anhelo de libertad.

2. La Ciencia del Bienestar, Universidad de Yale en Coursera

La Ciencia del Bienestar es el curso de Yale más popular de todos los tiempos. Al principio, este hecho te hace levantar una ceja, porque obviamente todos esperaríamos ver algún curso de economía o TI encabezando las listas, pero resulta que "¿Qué es la felicidad?" sigue siendo una de las cuestiones más importantes de nuestro tiempo.

La instructora del curso, la profesora de psicología Laurie Santos, revela conceptos erróneos sobre la felicidad, características molestas de la mente que nos llevan a pensar de la manera en que lo hacemos y la investigación que puede ayudarnos a cambiar. Junto con varias conferencias y entrevistas, el curso ofrece una amplia gama de herramientas para practicar hábitos como la meditación y el ejercicio físico. ¿Qué mejor motivación para levantarse del sofá y dejar el teléfono a un lado por un tiempo que una promesa de felicidad? 🙂

3. ¡Tarta de manzana fácil de guisantes!

Para aquellos de nosotros que carecemos de entusiasmo en la cocina pero extrañamos desesperadamente las panaderías y pastelerías, aquí hay una receta de tarta de manzana muy rápida: toma menos de 15 minutos (más 40 minutos en el horno).

  • Precalentar el horno a 180C
  • Pica las manzanas y agrega un poco de canela (¡si te gusta!)
  • Hacer la masa: batir los huevos, agregar el azúcar y comenzar a batir hasta que se vuelva espumosa. Luego, agrega un poco de harina, depende de la cantidad de huevos que uses, y mézclalo todo hasta que la masa se vuelva homogénea. 
  • Añadir manzanas a la masa.
  • Engrasa tu molde para hornear y pon la masa en él.
  • Cocine en el horno durante unos 40-45 minutos.

Et voila!

4. FitOn – Aplicación gratuita de fitness

Los entrenamientos son una forma genial no solo de mejorar nuestra salud sino también, especialmente en estos tiempos, de distraernos de la tentación de matar el tiempo comiendo. Ahora que a la mayoría solo se nos permite ir a los supermercados, la posibilidad de salir de esta cuarentena con unos cuantos kilos de más es muy alta. Por deliciosos que sean esos bocadillos caseros, ¡debemos resistirnos! Y la aplicación FitOn ofrece entrenamientos personalizados gratuitos que pueden ser útiles.

Para aquellos que siempre han querido practicar yoga, despertar La aplicación es un lugar perfecto para comenzar.

5. Siga el Centro de Elección del Consumidor

Nuestro equipo ha estado trabajando arduamente para continuar publicando sobre los problemas más candentes de los consumidores. La próxima vez que sienta la tentación de consultar las noticias, es mucho mejor que visite nuestro sitio web y obtenga una idea de nuestras cuatro áreas clave de política: ciencia y salud, regulaciones de bienes de consumo y estilo de vida, digital y movilidad.

Es fácil caer en el pesimismo con la pandemia que se avecina en el fondo, pero la mayoría de nosotros no podemos hacer nada al respecto aparte de quedarnos en casa, y hay muchas maneras en que podemos aprovechar esta oportunidad al máximo. Cuando miremos hacia atrás en 2020, veremos que había muchas razones para estar entusiasmados con el futuro.

En palabras de Bret Stephens del New York Times, “No todo fue desolado. Los adultos leen más libros, prestan más atención a sus cónyuges e hijos, llaman a sus padres ancianos con más frecuencia, toman decisiones más cuidadosas con su dinero, piensan más profundamente sobre lo que realmente quieren en la vida. Con el tiempo, ese tipo de profundización espiritual seguramente dará sus propios dividendos”.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

¿Advertencias gráficas sobre el cambio climático al estilo de los cigarrillos en las bombas de combustible? ¿Qué tal NO?

¿Están preparados los consumidores para ser acosados en el surtidor por repostar sus coches?

Un artículo publicado la semana pasada en BMJ, la revista de la Asociación Médica Británica, argumenta a favor de incluir etiquetas de advertencia "estilo cigarrillo" en las bombas de combustible, boletos de avión y facturas de energía. Las advertencias destacarían los “principales impactos en la salud” de los combustibles fósiles tanto para el medio ambiente como para la salud humana.

Los investigadores detrás del artículo afirman que esta estrategia, tomada de los esfuerzos de control del tabaco, resaltaría los efectos "nocivos" de los combustibles fósiles y su contribución al cambio climático.

Las etiquetas de advertencia conectan la amenaza abstracta de la emergencia climática con el uso de combustibles fósiles aquí y ahora, llamando la atención sobre el costo real de los combustibles fósiles (las externalidades), gráfica o cuantitativamente. Ellos sensibilizar a la gente a las consecuencias de sus acciones, que representan empujones, diseñados para alentar a los usuarios a elegir alternativas a los combustibles fósiles, aumentando así la demanda de energía renovable sin carbono.

Si bien hay muchas razones para preocuparse por el cambio climático, no hay evidencia de que las "etiquetas de advertencia" en las bombas de gasolina hagan algo para disuadir a las personas de usar sus vehículos para ir al trabajo, visitar a la familia o hacer recados.

Múltiples estudios han demostrado que las etiquetas de advertencia son no efectivo en el cambio de comportamiento del consumidor. Ante el aumento de las etiquetas de advertencia en muchos productos, incluidos los exigidos por la ley Prop 65 de California que etiqueta casi todo como cancerígeno, la mayoría de los consumidores simplemente se desconectan y aprenden a ignorarlos.

Debido a que la gente común necesita combustible para sus autos, no se necesita mucha imaginación para ver que tales etiquetas se ríen fácilmente.

En lugar de informar a las personas e intentar cambiar su comportamiento, esta medida infantiliza a los consumidores y supone que no son lo suficientemente inteligentes como para establecer la conexión entre la conducción diaria y el cambio climático. Y no es que estas advertencias propongan alternativas.

Cuando se trata de tabaco, uno de los mayores catalizadores para dejar de fumar ha sido innovación: dispositivos de vapeo y alternativas a la nicotina que reducen los daños, no etiquetas de advertencia.

La innovación permite que los nuevos productos hagan que los consumidores cambien a productos menos dañinos.

En lugar de tratar de usar etiquetas de advertencia que no funcionarán, ¿qué hay de educar a los ciudadanos sobre las alternativas energéticas que producen menos gases de efecto invernadero, como la energía nuclear, gas natural, o biodiésel?

Si permitimos que las fuerzas creativas y la innovación obtengan una solución, ¿no resultaría más eficaz?

Este puede ser un intento de “empujar” a las personas a usar menos combustibles fósiles, pero no será tan efectivo para mitigar el cambio climático como la innovación real. Tal vez eso es lo que deberíamos escribir en las bombas de combustible.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

En África, una plaga de langostas pone en grave peligro la seguridad alimentaria

Mientras Europa se enfrenta al coronavirus, África se enfrenta a la plaga de langostas más devastadora en décadas, argumenta Bill Wirtz

Los europeos están comprando pánico en los supermercados de todo el continente: papel higiénico, pasta y muchos otros artículos que la gente teme que pronto se agoten. Los minoristas están siendo desbordados, pero la única escasez real es la de los empleados que regresan las existencias a los estantes. La cosecha no ha sido mala, el papel higiénico europeo se produce en Europa y lo único que tienen que hacer las empresas de reparto es trabajar turnos extra (no son malas noticias para los trabajadores en estos tiempos económicamente inestables). En comparación con África, los europeos no necesitan preocuparse por el suministro de alimentos.

Lo que está sucediendo en el continente africano en este momento supera la pesadilla más salvaje de cualquier consumidor europeo y debería darnos un momento para pensar en tecnología agrícola y protección de cultivos.

Miles de millones de langostas están invadiendo el este de África y partes del sur de Asia, en el peor enjambre de plagas en 25 años. Estos insectos comen el equivalente a su propio peso corporal todos los días, lo que les da el potencial de crecer cien veces para el mes de junio. Con países como Arabia Saudita, Pakistán, Irán, India, Kenia, Uganda, Somalia y Yemen ya afectados masivamente, y la peste capaz de llegar a Turquía en breve, esta crisis afectará a mil millones de personas a fines de la primavera.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha solicitado una ayuda de $138 millones para hacer frente a la crisis, pero con el COVID-19 paralizando Europa, es poco probable que el tema llame mucho la atención en las próximas semanas.

En febrero, China anunció que enviaría expertos a Pakistán para tratar de desplegar 100.000 patos para combatir las langostas. Aunque se sabe que los patos devoran más de 200 langostas al día (mientras que los pollos solo comen 70), una solución basada en animales sigue siendo, en el mejor de los casos, dudosa. Una forma genuina de combatir esta plaga son los fitosanitarios químicos, más concretamente los insecticidas. Pero eso viene con cierto bagaje político.

Para combatir estos insectos, los agricultores de África y Asia utilizan insecticidas como fenitrotión y malatión. Países como India han impuesto restricciones a estos químicos, permitiendo su uso solo en épocas de plagas. La desventaja de este tipo de legislación es que el uso general reducido crea escasez en momentos de necesidad: el suministro de plaguicidas convencionales y biológicos es bajo, ya que la demanda se satisface con órdenes específicas de los gobiernos y los agricultores. En la Unión Europea, el uso de fenitrotión y malatión es ilegal en todas las circunstancias, lo que excluye la posibilidad de abastecer rápidamente a los agricultores que lo necesitan.

Tales herramientas de protección de cultivos son y han sido durante mucho tiempo controvertidas en Europa. Los grupos ambientalistas han calumniado a los productos químicos y sus fabricantes en los medios de comunicación, informando mal al público sobre las características de seguridad y la realidad de la agricultura. Sin el control de plagas, África y Asia habrían tenido inseguridades alimentarias mucho más problemáticas en el pasado. La solución está en la investigación científica y en las habilidades de los agricultores para usar las herramientas que necesitan.

Apenas el mes pasado, el Agencia de Gestión de Bioseguridad de Nigeria (NBMA) aprobó el lanzamiento comercial de caupí genéticamente modificado, una variedad resistente al barrenador de la vaina Maruca, un insecto que destruye los cultivos. Para combatir las langostas, la ingeniería genética también es una herramienta importante: la edición de genes a través de CRISPR/Cas9 puede combatir las plagas de langostas al inducir mutagénesis hereditaria dirigida a la langosta migratoria. En lenguaje sencillo: la tecnología de edición de genes podría usarse para reducir la cantidad de ciertos insectos que comen cultivos en África y Asia. La ingeniería genética también reducirá nuestra necesidad de usar ciertas herramientas químicas de protección de cultivos, que necesitan una aplicación precisa para no representar una amenaza para la salud humana.

Para que tenga lugar la innovación, debemos adoptar la investigación científica y no estigmatizar el uso de herramientas modernas de protección de cultivos.

Existe una tendencia creciente en la defensa de la sociedad civil que promueve la ausencia de pesticidas, fertilizantes sintéticos y ingeniería genética. Este enfoque no refleja la realidad de lo que necesitan los agricultores de muchos países del mundo para producir alimentos con éxito.

A medida que el cambio climático altere las áreas en las que están presentes ciertos insectos, Europa también se enfrentará a este debate de una manera políticamente incómoda. En esa situación, la táctica de la cabeza de avestruz en la arena no será la respuesta.

Necesitamos defensores audaces de la biotecnología en interés de los agricultores y consumidores de todo el mundo.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

Los cultivadores domésticos medicinales están abasteciendo el mercado ilícito. He aquí por qué más vigilancia no es la respuesta

David Clement, del Consumer Choice Center, explica cómo flexibilizar las regulaciones del cannabis podría ayudar a los cultivadores personales a entrar en el espacio legal

En menos de dos años, el cannabis ha pasado de un producto ilegal a un servicio esencial durante una pandemia. Pero a pesar de los informes de mayores ventas a medida que los consumidores acumulan reservas para los bloqueos de COVID-19, el mercado de cannabis de Canadá está luchando.

Comenzamos este año con la caída de los precios de las acciones de los cultivadores con licencia,
ventas estancadas y rumores de una pendiente crisis de insolvencia para muchas medianas empresas. La actual crisis del coronavirus podría empeorar esta tendencia a medida que los mercados mundiales se desploman.

Hay muchas razones por las que la industria del cannabis de Canadá se tambaleó fuera de
la puerta Acceso minorista deficiente, específicamente en Ontario; exceso de regulación y altas tasas impositivas. Y establecer conciencia de marca en un mercado que impide incluso las formas más modestas de publicidad y marca es un desafío.

Pero hay un factor adicional en juego: el programa para el crecimiento médico
el cannabis para uso personal está socavando el mercado legal y alimentando la
mercado ilícito. Se está cultivando mucho más cannabis del que necesitan los consumidores de cannabis medicinal, y parte de ese cannabis se vende en el mercado ilícito.
mercado. Me gustaría proponer algunas posibles soluciones.

Desglosando los números

Como resultado de varios fallos de la Corte Suprema, los consumidores de cannabis medicinal
tienen el derecho constitucional de cultivar su propio medicamento y pueden solicitarlo a través de Health Canada.

Las últimas cifras muestran que hay 28,869 canadienses que tienen su determinación por parte de Health Canada. Los consumidores médicos generalmente están autorizados
consumir entre cinco y 60 gramos de cannabis al día.

No tenemos datos nacionales, pero las tendencias generales se pueden extrapolar de
datos provinciales. A través de un solicitud de acceso a la información, el titular promedio de un permiso en Manitoba es autorizado a consumir 18 g/día, que les da derecho a crecer 88 plantas de interior al año.

Los datos de Quebec son casi el doble que los de Manitoba: un promedio de 30 g/día da derecho
un consumidor médico para cultivar 146 plantas de cannabis de interior cada año. Si tomamos cifras provinciales y las pronosticamos a escala nacional, permitidnos
los titulares están cultivando una cantidad asombrosa de cannabis. Cada planta de interior puede producir entre 250-600 gramos por cosecha, de los que suele haber
tres por año. Una planta al aire libre, con una sola cosecha, puede producir tanto
como 1,8 kg/año. ¿Una estimación conservadora? El permiso promedio de Manitoba
titular podría cultivar hasta 66.000 gramos (o 66 kg) de cannabis al año.

En lugar de tratar de detener su salida del problema, el gobierno debería centrarse en la transición de los cultivadores titulares de permisos al mercado legal.

Aplicar esa matemática a todos los titulares de permisos canadienses significaría que en 2019 cultivaron aproximadamente 1,9 millones de kilogramos de cannabis, aproximadamente 158 000 kg, por mes. Compare eso con la producción de la industria recreativa legal: En agosto de 2019, la cantidad total de todo el cannabis recreativo legal disponible para la venta fue de 61 000 kg. Los cultivadores con permisos médicos en Canadá podrían estar cultivando 2,5 veces más cannabis del que está legalmente disponible para la venta en el mercado recreativo. Si las cifras de Quebec son más representativas del promedio nacional, estos cultivadores estarían cultivando 4,5 veces más cannabis del que está legalmente disponible.

Los titulares de permisos están creciendo más de lo que necesitan para su uso personal.
consumo. Con 18 gramos por día, el titular de un permiso necesitaría 6570 gramos
anualmente, mientras que se le permite producir más de 66.000 gramos al año.
Entonces, ¿dónde termina la mayor parte del exceso de cannabis? El mercado ilícito: York
La redada reciente de la Policía Regional mostró que las redes criminales estaban abusando de la Proceso de permiso de Health Canada. sucedió lo mismo
recientemente en Alberta, donde una redada de una pandilla de motociclistas mostró que un titular de un permiso de Health Canada cultivaba cannabis ilícito.

O el crimen organizado se está aprovechando del proceso de Health Canada, o
Se atrae a los titulares de permisos para que vendan su exceso de cannabis a los delincuentes para que puedan revenderlo. Esta es parte de la razón por la que el mercado recreativo legal no se ha materializado realmente.

El aumento de la vigilancia no es la respuesta

Pero el gobierno no debería apuntar a los titulares de permisos legítimos. Haciéndolo
violaría sus derechos constitucionales y sería excepcionalmente cruel
dado lo marginado que históricamente ha sido este grupo. en lugar de intentar
para detener su salida del problema, el gobierno debe centrarse en
la transición de los cultivadores titulares de permisos al mercado legal. Un primer paso para esta transición sería reestructurar la normativa para el cultivo de cannabis.

En este momento, los productores con licencia (LP) tienen que cumplir con regulaciones casi farmacéuticas. En cambio, deberían parecerse más a los estándares de producción de calidad alimentaria. Esto daría a los titulares de permisos médicos una oportunidad realista de obtener una licencia de microcultivador e ingresar al mercado legal. También beneficiaría a los productores existentes al reducir los costos de cumplimiento.

Hay algunas barreras onerosas que los titulares de permisos tienen que saltar y que podrían aliviarse para ayudarlos a hacer la transición al espacio legal: el proceso de autorización de seguridad es uno, pero también podríamos flexibilizar las regulaciones de las instalaciones, reducir las tarifas de licencias, reducir el mínimo de prueba por lotes de 100 g/lote, o realizar un seguimiento rápido de los plazos de modificación de licencias y renovaciones. Esto despejaría el camino para que estos productores ingresen al mercado legal y los incentivaría a alejarse del mercado ilícito.

Decir que el proceso de legalización de Canadá hasta ahora ha sido complicado sería un
atenuación. En casi todo momento, el gobierno ha sobrerregulado
el mercado legal, que es lo que mantiene próspero el mercado ilícito. La flexibilización de estas regulaciones de mano dura podría atraer a más productores a la esfera legal y crear un mercado más amigable para el consumidor en general.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

La guerra contra el plástico empeora el virus

A pesar de la rápida propagación de la COVID-19, la ciudad de Nueva York sigue librando su guerra contra las botellas de agua y las bolsas de plástico. A principios del mes pasado, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, firmó una orden ejecutiva que prohíbe la venta de botellas de agua en las instalaciones de la ciudad. Además de eso, NYC se movió para prohibir las bolsas de plástico a fines de febrero.

El primer gran defecto de continuar la guerra contra el plástico es que, sin duda, empeora la pandemia de COVID-19. Durante semanas, los residentes han estado utilizando estas instalaciones de propiedad pública sin la opción de poder comprar una botella de agua y han estado comprando sin la opción de conseguir una bolsa de plástico.

Tanto las botellas reutilizables como las bolsas de mano reutilizables presentan un gran riesgo en términos de COVID-19 porque eliminarlas aumenta exponencialmente la cantidad de puntos de origen para la exposición al virus. Una estación de servicio expuesta en una instalación comunitaria podría propagar rápidamente el virus a cientos, mientras que ya se sabe que las bolsas reutilizables conllevan riesgos significativos de contaminación cruzada.

Estas prohibiciones también están equivocadas cuando las evaluamos en términos de efectos ambientales. En primer lugar, las botellas de agua son 100 % reciclables. Todo lo que la ciudad tiene que hacer para asegurarse de que estas botellas se eliminen correctamente es no ondear la bandera blanca y darse por vencido. No tiene ningún sentido tratar de frenar la venta de productos que se pueden reciclar por completo, especialmente cuando la ciudad tiene un programa de reciclaje.

Con respecto a las bolsas de plástico, el pensamiento convencional sugiere que la prohibición de las bolsas de plástico dará como resultado que las personas usen bolsas reutilizables y que esta reducción en el uso de plástico tendrá un efecto positivo en el medio ambiente. La investigación del Ministerio de Medio Ambiente de Dinamarca en realidad desafió esa sabiduría convencional cuando buscó comparar el efecto total de las bolsas de plástico con sus contrapartes reutilizables.

El gobierno danés descubrió que las alternativas a las bolsas de plástico tenían efectos ambientales negativos significativos. Por ejemplo, los reemplazos de bolsas de papel comunes deben reutilizarse 43 veces para tener el mismo impacto total que una bolsa de plástico. Una alternativa a la bolsa de algodón convencional debe usarse más de 7100 veces para igualar una bolsa de plástico, mientras que una bolsa de algodón orgánico debe reutilizarse más de 20 000 veces.

Sabemos por los patrones de uso de los consumidores que la probabilidad de que las alternativas de papel o algodón se utilicen de esa manera es increíblemente improbable. Estos resultados también se confirmaron con la propia evaluación del ciclo de vida del Reino Unido, que concluyó que estas alternativas tienen un efecto total significativamente mayor en el medio ambiente.

Además de todo eso, estas prohibiciones en última instancia harán poco para resolver el grave problema de los desechos plásticos en los océanos y ríos del mundo. Estados Unidos en su conjunto contribuye con menos del 1 por ciento de los desechos plásticos mal administrados del mundo. Hasta el 95 por ciento de todo el plástico que se encuentra en los océanos del mundo proviene de solo 10 ríos de origen, que se encuentran en el mundo en desarrollo.

Por el contrario, países como Indonesia y Filipinas aportan el 10,1 % y el 5,9 % del plástico mal gestionado del mundo. China, el mayor contaminador de plásticos del mundo, representa el 27,7 por ciento del plástico mal gestionado del mundo.

Las prohibiciones de plástico pueden parecer productivas para detener la contaminación plástica, pero la evidencia no sugiere que Estados Unidos sea un contribuyente significativo para el plástico mal administrado, lo que significa que una prohibición en la ciudad de Nueva York hará poco para reducir realmente la contaminación plástica.

Una buena política pública debe medirse por sus resultados. Prohibir las botellas de agua y las bolsas de plástico empeora la exposición al COVID-19 en medio de una pandemia mundial, promueve alternativas que tienen graves externalidades ambientales negativas y hace poco para resolver el problema del mal manejo del plástico.

Por el bien de todos los involucrados, el alcalde de Blasio debería poner fin a su guerra contra los plásticos.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org

Los 'Bad Boys' del Sector Privado se convierten en Corona-Ángeles

A la luz del virus Corona, las empresas que generalmente están en la parte superior de las listas de los políticos para ser gravadas, reguladas, nacionalizadas o cerradas están demostrando cuánto valor producen para la sociedad.

Vuelve al comienzo
es_ESES