fbpx

Una nueva misión burocrática está a punto de empeorar la vida de los consumidores, productores y proveedores de Europa del Este. Bajo la influencia de la Acuerdo verde, la Agencia Química de la Unión Europea (ECHA) transición a un enfoque basado en peligrosbasada en la prevención de cualquier amenaza potencial. Los reguladores ya no se centrarán en los niveles de exposición concretos para determinar si un producto es seguro para los consumidores, como solían hacer en las antiguas evaluaciones orientadas al riesgo. En su lugar, los formuladores de políticas utilizarán escenarios hipotéticos relacionados con el laboratorio o pruebas estadísticas avanzadas etiquetar un bien de consumo como peligroso o retirarlo por completo de los estantes de las tiendas si podría constituir un problema de cualquier manera, forma o forma.

Sin embargo, tratar de lograr cero peligros tiene un alto costo. En el caso de las reglas revisadas de la ECHA, la creciente presión regulatoria eleva los costos de cumplir con dichas reglas. Este aumento deja inviables a muchas empresas más pequeñas, lo que hace que los bienes perfectamente seguros no estén disponibles para los consumidores. El efecto será decisivo para los países de Europa del Este que ya han invertido mucho en los mercados químicos y que, por lo tanto, son los que más tienen que perder con cualquier interrupción.

El mejor ejemplo de esta dinámica proviene de una fuente poco probable: los aceites esenciales. A menudo se supone que son solo herramientas de relajación, estos extractos de plantas a base de vapor o agua son ingredientes generalizados en la mayoría de los artículos de tocador, cosméticos y perfumes, y son el pan de cada día económico de muchos países de Europa del Este. Bulgaria es el principal productor mundial de aceite de rosas, con hasta dos toneladas de rosascosechado anualmente en la famosa región de Rose Valley. Para no quedarse atrás, el granja tedre en el sur de Estonia ha cultivado una método de monóxido de carbono eficiente en residuos de extraer aceite de sus 2,5 hectáreas de frambuesas Aunque no es comparable a Bulgaria o Estonia en términos de producción, Lituania produce importantes aceites esenciales como menta, manzanilla, enebro y abeto.

Sin embargo, las regulaciones basadas en peligros tendrían aceites esenciales en el tajo. Los formuladores de políticas planean reemplazar su designación actual como sustancias naturales complejas con la idea nebulosa de 'más de una sustancia constituyente.' En la práctica, esta nueva designación significa que los aceites esenciales se tratarán de la misma manera que las mezclas sintéticas, sujetos a las restricciones completas de las reglas basadas en peligros.

La mayoría de las empresas de Europa del Este encontrarán rápidamente inviables sus negocios debido a la decisión de la ECHA. Al igual que los granjeros de Tedre, los cultivadores búlgaros del Valle de las Rosas y los agricultores lituanos, estos productores y minoristas tienden a serpequeñas empresas nacionalesAhuyentando a los consumidores con advertencias severas en las etiquetas y la prohibición de productos son costos adicionales que no pueden permitirse asumir (razón por la cual 85% de todas las empresas suscritos a una legislación onerosa son grandes conglomerados internacionales).

Las consecuencias económicas para el mercado de los aceites esenciales en países como Bulgaria, Estonia, Lituania y otros de la región serán graves. Mirando solo las cifras de exportación, Bulgaria podría perder 445 millones de euros de su venta de aceites esenciales y artículos de tocador asociados. Las cifras de Lituania y Estonia son más modestas pero aún significativas, al 379,9 millones de eurosy 19,1 millones de euros, respectivamente.

Los estados miembros de Europa del Este deberían animar a la ECHA a abandonar su causa antes de que sea demasiado tarde. Pasos tentativos ocurrieron en el 30el de junio cuando Bulgaria y otros siete estados en el Comité de Representantes Permanentes instaron a la Comisión Europea a preparar un informe dentro de cuatro años sobre los aceites esenciales. El análisis esbozará diferentes normas que regulan la categoría 'más de una sustancia constituyente'. Estonia, Lituania y todos los demás países de Europa del Este deberían unirse a Bulgaria en este esfuerzo.

Sin embargo, deberían aspirar a hacer más. Deben fomentar el renacimiento del pensamiento basado en el riesgo en la actitud de la UE hacia los productos químicos. La asunción de riesgos es la única forma de toma de decisiones basada en datos toxicológicos concretos, consciente de las compensaciones económicas fundamentales y sensible a la experiencia del consumidor. El momento de poner fin a las campañas destructivas (sin importar cuán bien intencionadas puedan ser) es aquí y ahora.  

Publicado originalmente aquí

Compartir

Seguir:

Más publicaciones

Suscríbete a nuestro boletín

Vuelve al comienzo