fbpx
Inside Sources Logo

Nuestro país está lidiando con algunos de los inflación más alta en una generación mientras el nerviosismo de COVID y las restricciones gubernamentales sacuden la economía. Pero los legisladores estatales y locales no son impotentes para proteger a sus residentes. Siempre hay Bitcoin.

En una época de inflación, deudas gubernamentales cada vez mayores e incertidumbre financiera más amplia, una política de prioridad de Bitcoin sería un mensaje de bienvenida.

La principal ventaja de Bitcoin, además de ser una alternativa a la manipulación monetaria de Washington, es que se trata de dinero digital basado en un libro público descentralizado y transparente que debe ser verificado por miles de nodos o computadoras independientes. Está limitado para siempre a solo 21 millones de unidades y se puede enviar a cualquier persona en todo el mundo que tenga una dirección de billetera. 

El alcalde de Miami, Francis Suárez, es uno de los funcionarios públicos amantes de Bitcoin más destacados. Se ha comprometido a hacer de Miami una "Ciudad Bitcoin" y ya recibe 100 por ciento de su cheque de pago en Bitcoin. Ha unido fuerzas con Scott Conger, alcalde de Jackson, Tenn., en encontrar una opción para pagar a los trabajadores de la ciudad en Bitcoin también.

Por su parte, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha realizado el movimiento más audaz de todos, incluido el pago de tarifas estatales con criptomonedas como un sistema multidepartamental. proyecto piloto en su presupuesto de 2022.

Si los alcaldes y gobernadores de la costa este pueden subirse al tren de Bitcoin, ¿por qué no en todas partes?

Los legisladores estatales podrían aprobar una legislación que permita a los tesoreros mantener Bitcoin en el balance del estado. Esa autorización también podría permitir que los gobiernos locales hagan lo mismo. 

Los legisladores también podrían dar la bienvenida a la minería de Bitcoin, como ya lo ha hecho Texas. La minería es el proceso de desbloquear nuevos bloques de Bitcoin mediante el uso de la potencia de cálculo hash para resolver algoritmos complejos. Algunos estados ya ofrecen una exención del impuesto sobre las ventas para los centros de datos. Esa exención podría ampliarse para beneficiar también a los mineros de Bitcoin.

Como ha dicho Jesse Colzani señaló, las áreas rurales del mundo con bajos costos de energía tienen la mayor ventaja económica en la minería de Bitcoin. Las computadoras mineras solo necesitan una conexión a Internet confiable, un ambiente fresco y acceso a energía estable. Dar la bienvenida a los mineros aumentaría la inversión en instalaciones, empleos y ayudaría a devolver los dividendos a las arcas locales y estatales. Al facilitar la reubicación de los mineros de Bitcoin preocupados por el precio y la energía, podría ayudar a impulsar una nueva revolución energética que eclipsaría a la hidroelectricidad o al gas natural.

En la actualidad, algunos estados ofrecen licencias a las empresas de servicios financieros a través del Sistema y Registro Nacional de Licencias Multiestatales. Para Bitcoin específicamente, esto significa que los corredores registrados, o "transmisores de dinero", pueden solicitar licencias en varios estados que se respetan en otros. Ese es un gran primer paso, pero debería ser aún más fácil.

Al ofrecer la reciprocidad total de las licencias de transmisores de dinero, cualquier estado podría garantizar que las empresas de Bitcoin puedan instalarse sin problemas en una gran ciudad o en un pequeño pueblo por igual. Eso sería similar a la reciprocidad de las licencias ocupacionales, que reducen las barreras para trabajar y facilitan que las personas calificadas trabajen en cualquier lugar. Hagamos lo mismo por el dinero del futuro.

La tecnología de rápido movimiento del espacio criptográfico es a veces insensible, pero el papel del gobierno es establecer pautas claras y sencillas para los empresarios y los ciudadanos.

Al abrirse a Bitcoin y al espacio más amplio de criptomonedas, estados como Texas, Carolina del Norte o Idaho tendrían una ventaja sobre los mercados financieros altamente regulados con sede en Nueva York o California. Los impuestos bajos junto con un entorno regulatorio ligero y la apertura al espíritu empresarial serían clave para esta evolución.

Si bien existen amplias preguntas filosóficas invocadas por el papel de los activos digitales, no se puede exagerar la ventaja de brindar más opciones a los residentes del estado. Es una alternativa real.

Al instituir proyectos piloto para permitir que los ciudadanos ofrezcan bitcoins como pago de tarifas estatales o mantenerlos en los balances estatales, brindando opciones criptográficas para los empleados estatales y aliviando las cargas regulatorias que enfrentan los empresarios criptográficos, los estados tienen la oportunidad de garantizar que sus residentes estén listos para la era digital, a la luna y más allá.

Publicado originalmente aquí

Compartir

Seguir:

Más publicaciones

Suscríbete a nuestro boletín

Vuelve al comienzo