fbpx

[UE] Fiscalidad del tabaco: impuestos especiales sobre productos del tabaco elaborados

A quien le interese,

Vencer el cáncer en la UE sigue siendo una de nuestras mayores prioridades como sociedad y, por lo tanto, debemos abordar este problema de manera inteligente utilizando un enfoque basado en la ciencia que mejore la elección del consumidor.

Los impuestos están destinados a alejar a los consumidores de determinados productos, en este caso, los cigarrillos. Sin embargo, lo que los formuladores de políticas tienden a pasar por alto es que la demanda de cigarrillos es inelástica y que los impuestos, junto con otras restricciones y prohibiciones, no pueden afectar sustancialmente el comportamiento del consumidor. Los consumidores deben ser vistos como individuos responsables de su bienestar que toman una decisión informada voluntaria de fumar. La UE debería tratar de preservar la elección del consumidor y el estímulo podría ser una forma más equilibrada de avanzar.

Además, los altos impuestos al tabaco impulsan el comercio ilícito de productos de tabaco. Según la Oficina de Lucha contra el Fraude de la Unión Europea (OLAF), el contrabando de cigarrillos y otras formas de comercio ilícito de productos del tabaco provocan una pérdida estimada de 10 000 millones EUR en los presupuestos nacionales y de la UE cada año. En la cadena de suministro legal, los fabricantes, proveedores, distribuidores, minoristas y consumidores se ven afectados por el comercio ilícito. El mercado negro del tabaco se dirige a los grupos vulnerables de la sociedad, socavando las estrategias para el esfuerzo de los productos de reducción de daños.

Para prevenir estos riesgos, la Unión Europea debe limitar los impuestos y no aumentar los impuestos sobre los productos del tabaco. Los aumentos de impuestos incentivan a los consumidores a comprar productos ilegales y hacen que las alternativas del mercado negro sean más atractivas. La regulación y los impuestos excesivos de los productos de tabaco reducen el acceso y la disponibilidad de los mismos sin reducir la demanda.

La eficacia de los cigarrillos electrónicos como herramienta para dejar de fumar es innegable, teniendo en cuenta que se dirige a los fumadores y no a los no fumadores. Vapear es una herramienta que salva vidas y se ha demostrado que es 95% menos dañino que fumar. Los organismos de salud internacionales, Salud Pública de Inglaterra, el Ministerio de Salud de Nueva Zelanda y Salud de Canadá también han respaldado el vapeo para alentar a los fumadores a cambiar.

La nueva estrategia de impuestos especiales al tabaco debe tener en cuenta estos hechos y desarrollar un marco regulatorio separado para el vapeo. Estados Unidos brinda una valiosa lección del daño que pueden causar los impuestos especiales sobre los cigarrillos electrónicos. Investigadores de EE. UU. descubrieron que "un impuesto nacional propuesto sobre los cigarrillos electrónicos de $1.65 por mililitro de líquido de vapeo aumentaría la proporción de adultos que fuman cigarrillos diariamente en aproximadamente 1 punto porcentual, lo que se traduciría en 2.5 millones de adultos fumadores diarios adicionales en comparación con el contrafactual de no tener el impuesto.” No debemos olvidar que nuestro objetivo es vencer al cáncer en la UE y, para hacerlo, no tenemos por qué cegarnos a la experiencia extranjera y las pruebas disponibles.

Lo que es más importante, para reducir las tasas de cáncer, es vital garantizar que el vapeo no solo sea accesible en cuanto al precio, sino también que los fumadores sean conscientes de la posibilidad de cambiar a una alternativa más segura que pueda reducir varios riesgos asociados con la salud. La UE tiene que fomentar la comercialización y la marca de productos de vapeo seguros y legales. La información del consumidor es necesaria para ayudar a combatir el cáncer en la UE a través del vapeo.

Teniendo en cuenta los argumentos antes mencionados, recomendamos encarecidamente abstenerse de aumentar más los impuestos especiales sobre el tabaco para no incentivar el mercado negro. También hacemos un llamado a la Comisión para que siga la ciencia y tenga en cuenta el hecho de que el vapeo, como una herramienta efectiva para dejar de fumar, debe tratarse de manera diferente al tabaquismo convencional. Las restricciones más estrictas y los impuestos más altos no nos ayudarán a vencer el cáncer en la UE, pero la creación de un marco basado en la ciencia y amigable para el consumidor con respecto al tabaquismo y el vapeo sí lo hará.

Atentamente,

María Chaplia
Asociado de Asuntos Europeos
Centro de elección del consumidor

Publicado originalmente aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vuelve al comienzo