fbpx

triunfo

Trump’s drug import plan will make us all pay

Make Canada Great Again?

Believe it or not, that’s what is at the center of President Donald Trump’s latest executive order aimed at trying to lower the cost of prescription drugs for Americans.

Trump’s plan, dubbed the “Most-Favored-Nation-Price” model, would effectively import price controls on pharmaceuticals from other nations with single-payer, government-run health systems, including Canada.

With this order, Trump will force Medicare to pay the same negotiated rates as other countries that don’t have the same level of innovation or access to medicines as the U.S

That means that while drug prices for certain seniors will be lower in the short term, it will mean higher costs in the long-term, jeopardizing future drug development, and access. And that will be bad for every American, not to mention our retirees on Medicare.

As an example, modern drug development requires not only massive investment but also time and the ability to experiment through trial and error. Only one of every 5,000-10,000 substances synthesized will make it successfully through all stages of product development to become an approved drug. That’s a big risk and one that only pays off if these drugs can be sold and used. 

Many projects fail to bring even one drug to market. Investing in life sciences requires a healthy risk appetite, and therefore an incentive scheme that rewards those able to create value is necessary. 

By the time a medical drug reaches the regular patient, an average of 12.5 years will have elapsed since the first discovery of the new active substance. The total investment needed to get to one active substance that can be accessed by a patient is around $2 billion. And that is just for medicines we already know we need.

There are over 10,000 known diseases in the world but approved treatment for merely 500 of them. It may be easy to dictate lower prices for these medicines, but that will mean that drug developers will not have the same means to invest in research for the remaining 95% of diseases we cannot yet cure.

Added to that, the U.S. can count on access to all sorts of innovative medicines because of our innovators and inventors.

By forcing lower prescription drug prices for our elderly, Trump seems eager to harm our ability to find cures for those who still hope for the development of a cure for their untreatable diseases and future access to the medicines we need.

Such a move may play well in voter rich Florida, with a large population of seniors anxious about drug prices, but it shatters the unique mix of both innovation and entrepreneurship that leads the U.S. to be the world’s top creator and supplier of badly-needed drugs. Half of the top pharmaceutical companies in the world are headquartered in our country, and for good reason.

Trump, for his part, claims that this will stop “free-riding” from other nations on the US’ relatively high drug prices. And that is indeed a concern that touches many of us. But such a rash plan will put a chokehold on innovation across the entire sector of our drug industry.

If Trump wants other countries to “pay their fair share” on drug prices, the best method is by trade agreements and negotiation, not by emulating anti-innovation policies from other nations.

To achieve cheaper drug prices, there are simpler and cheaper ways to tackle this.

For one, the president should be open to a reform of the Food and Drug Administration. Too much time is lost trying to get drugs approved across every industrialized country. If we recognized drug approvals from all other countries in the OECD, this would lower costs and accelerate the pace of bringing drugs to the US market.

We cannot risk our entire drug infrastructure for the hope of short-term lower costs. If the Trump administration wants our nation to remain a shining beacon of innovation and allows its patients to access state-of-the-art medicine, we should not import bad policies from abroad.

Yaël Ossowski es subdirectora del Consumer Choice Center.

Consumer Choice Center se une a la coalición que se opone a la propuesta de precios de medicamentos de la nación más favorecida

Estimado presidente Trump:

En nombre de las organizaciones federales y estatales abajo firmantes, escribimos para expresar nuestra grave preocupación por la orden ejecutiva de la “nación más favorecida” (NMF) para imponer controles de precios extranjeros a los medicamentos estadounidenses.

Esta propuesta impondrá un “Índice de Precios Internacionales” a los medicamentos en la Parte B de Medicare, vinculando los precios de estos medicamentos en los EE. UU. a los precios en países extranjeros, la mayoría de los cuales tienen precios establecidos por el gobierno en sistemas de medicina socializados.

La adopción de estos controles de precios ralentizará la innovación médica, amenazará los empleos estadounidenses y socavará las críticas a los sistemas de pagador único. Además, la aceptación de los controles de precios por parte de los Estados Unidos hará que sea mucho más difícil lograr que los países extranjeros paguen por su cuenta en el desarrollo de nuevos medicamentos.

Su administración se ha mantenido firme en repetidas ocasiones contra una toma de control del cuidado de la salud por parte del gobierno. De hecho, en su Discurso sobre el Estado de la Unión de 2020 prometió que “nunca permitiremos que el socialismo destruya la atención médica estadounidense”.

Aplaudimos su firme postura: las políticas de atención médica socializadas propuestas por algunos de los principales candidatos presidenciales requerirían billones de dólares en aumentos de impuestos, destruirían el progreso médico y terminarían con los planes de atención médica utilizados por 180 millones de estadounidenses.

Desafortunadamente, una política NMF adoptaría las mismas políticas socialistas de atención médica contra las que prometió luchar.

Esto no solo socava el esfuerzo más amplio para luchar contra la toma de control de la atención médica por parte del gobierno, sino que también tendrá consecuencias desastrosas para la economía y el sistema de atención médica.

Estados Unidos es el mejor del mundo en lo que respecta al desarrollo de medicamentos innovadores que salvan y preservan la vida. Debido a esto, EE. UU. está a la vanguardia en lo que respecta al desarrollo de vacunas contra el COVID-19, con varias candidatas prometedoras que ingresan a las etapas finales de pruebas y ensayos clínicos.

Por el contrario, los países extranjeros se han aprovechado de esta innovación médica estadounidense durante décadas a través de controles de precios aplastantes y otras reglas y regulaciones gubernamentales que distorsionan el mercado.

La adopción de controles de precios en el extranjero tendrá los mismos resultados negativos para nuestro sistema de atención médica que los del extranjero: menos innovación médica que conducirá a menos curas y escasez de atención médica para los pacientes estadounidenses.

La adopción de controles de precios a través de un NMF también dañará la economía estadounidense debido a la disminución de la investigación y el desarrollo estadounidenses. La innovación médica respalda directa o indirectamente 4 millones de empleos y $1.1 billones en impacto económico total, que se verá amenazado por los controles de precios de importación.

Una NMF no hace nada para luchar contra el parasitismo extranjero de la innovación estadounidense. Aunque los partidarios de NMF han afirmado que el concepto incentivará a los fabricantes a negociar mejores acuerdos, esta teoría se basa en la suposición errónea de que los fabricantes estadounidenses no lucharon tan duro como pudieron contra los controles de precios extranjeros en los últimos años. Además, una adopción estadounidense de estas mismas políticas hace que cualquier crítica futura de ellas sea increíblemente desafiante.

En el futuro, necesitamos políticas que alienten aún más la innovación estadounidense a través de políticas fiscales y comerciales, como acuerdos comerciales renegociados, un sistema fiscal comercial competitivo y un entorno más competitivo.

Como presidente, ha defendido cambios vitales en las políticas tributarias y regulatorias que han permitido que florezca la innovación del libre mercado. Creemos que un enfoque basado en el mercado como los que su administración ha apoyado consistentemente en otras áreas de política conducirá al crecimiento económico y nuevos tratamientos prometedores, pero la adopción de controles de precios a través del plan NMF socavaría esos éxitos en lugar de aprovecharlos. En resumen, si se implementa la orden ejecutiva de NMF, tendrá consecuencias desastrosas tanto para la atención médica estadounidense como para la economía estadounidense.

Sinceramente,

Grover Norquist
Presidente, Estadounidenses por la Reforma Fiscal

Saulio “Saúl” Anuzis
Presidente, Asociación 60 Plus

Jim Martín
Fundador/Presidente, 60 Plus
Asociación

marty connors
Líder, Centro-Derecha de Alabama
Coalición

Betania Marcum
Director Ejecutivo, Política de Alaska
Foro

Phil Kerpen
Presidente, Compromiso Americano

daniel schneider
Director Ejecutivo, Estadounidense
Unión Conservadora

dee stewart
Presidente, Americanos por un
Presupuesto equilibrado

ricardo manning
Presidente de Americans for Limited
Gobierno

Brent Wm. jardinero
Director de Asuntos Gubernamentales,
Estadounidenses para la Prosperidad

Lisa B Nelson
CEO, ALEC

Michael Bowman
Presidente, ALEC Acción

kevin aguaman
Presidente, Centro-Derecha de Annapolis
Reunión de la coalición (Maryland)

roberto alt
Presidente y CEO, Instituto Buckeye

Rabino Aryeh Spero
Presidente, Caucus para América

ryan ellis
Presidente, Centro para una Economía Libre

Andrew F Quinlan
Presidente, Centro para la Libertad y la Prosperidad

jeffrey mazzella
Presidente, Centro para la Libertad Individual

Ginevra Joyce-Myers
Director Ejecutivo, Centro de Innovación y Libre Empresa

pedro pits
Presidente, Centro de Medicina de Interés Público

Juan Hinderaker
Presidente, Centro del Experimento Americano

Tomas Schatz
Presidente, Ciudadanos Contra el Despilfarro Gubernamental

leo knepper
CEO, Alianza de Ciudadanos de Pensilvania

donald bryson
Presidente y CEO, Instituto Civitas

regina thomson
Presidente, Coalición de Problemas de Colorado

Gregorio Conko
Miembro sénior, Instituto de Empresas Competitivas

james edwards
Director Ejecutivo, Conservadores por los Derechos de Propiedad

Mateo Kandrach
Presidente, Acción del Consumidor para una Economía Fuerte

Fred Roeder
Economista de Salud/Director Gerente, Consumer Choice Center

Yaël Ossowski
Director Adjunto, Centro de Elección del Consumidor

joel blanco
Presidente, Consejo para la Cobertura de Salud Asequible

Katie McAuliffe
Director Ejecutivo, Libertad Digital

roberto cordelero
Presidente, Instituto Ethan Allen

adán brandon
Presidente, FreedomWorks

Annette Meeks
CEO, Fundación Libertad de Minnesota

Jorge Landrith
Presidente, Fronteras de la Libertad

Grace Marie-Turner
Presidente, Instituto Galeno
(organización listada solo con fines de afiliación)

ray chadwick,
Presidente, Contribuyentes del Estado de Granito

Noemí López
Director de Políticas de Salud, Instituto Goldwater

Mario H. López
Presidente, Fondo de Liderazgo Hispano

carrie lucas
Presidenta, Foro de Mujeres Independientes

brezo r higgins
CEO, Voz de Mujeres Independientes

andres langer
Presidente, Instituto para la Libertad

tom giovanetti
Presidente, Instituto para la Innovación de Políticas

Sal Nuzzo
Vicepresidente de Políticas, Instituto James Madison

Amy Oliver Cooke
CEO, Fundación John Locke

dibujó cline
Presidente, Centro Josiah Bartlett para Políticas Públicas

Seton abigarrado
Presidente, Menos Gobierno

jay pescador
Presidente anterior inmediato, Organización Republicana del Municipio de Lisle

Doug McCullough
Director, Instituto de Política Lone Star

lindsay killen
Vicepresidente de Alcance Estratégico, Centro Mackinac para Políticas Públicas

Brett Healy
Presidente, Instituto John K. MacIver para Políticas Públicas

matt gagnon
Presidente, Instituto de Políticas de Maine

Carlos Sauer
Presidente, Instituto de Mercado

Dee Hodges
Presidente, Asociación de Contribuyentes de Maryland, Inc.

gen clem
Portavoz, Alianza del Partido del Té de Michigan

Jameson Taylor, Ph.D.
Vicepresidente de Políticas, Centro de Políticas Públicas de Mississippi

tim jones
Presidente, Coalición de Centro-Derecha de Missouri
Fmr. Portavoz, Cámara de Misuri

David A. Ridenour
Presidente, Centro Nacional de Investigación de Políticas Públicas

Everett Wilkinson
Presidente, Federación Nacional de la Libertad

pete sepp
Presidente, Unión Nacional de Contribuyentes

Juan Zarpalas
Presidente, Instituto de Investigación de Políticas de Nevada

scott pullins
Fundador, Asociación de Contribuyentes de Ohio

Doug Kellogg
Director Ejecutivo, Ohioans for Tax Reform

Pipas de Sally
Presidente y CEO, Instituto de Investigación del Pacífico

ellen tejedor
Presidente y CEO, Instituto Palmetto Promise

Daniel Erspamer
Director Ejecutivo, Instituto Pelican para Políticas Públicas

Ed Martín
Presidente, Phyllis Schlafly Eagles

lorenzo montani
Director Ejecutivo, Alianza de Derechos de Propiedad

Washington de piedra
Miembro, Proyecto 21

Paul J. Gessing
Presidente, Fundación Río Grande

Bette Grande
Presidente y Director Ejecutivo, Centro de Políticas Roughrider

James L. Setterlund
Director Ejecutivo, Foro de Defensa de los Accionistas

karen kerrigan
Presidente y CEO, Consejo de Pequeñas Empresas y Emprendimiento

Paul E. Vallely, Mayor General, Ejército de EE. UU. (retirado)
Presidente de la Fundación Stand Up America de EE. UU.

ricardo watson
Presidente, Coalición de Centro-Derecha de Tallahassee

david williams
Presidente, Alianza para la Protección de los Contribuyentes

Sara Croom
Director Ejecutivo, Alianza Comercial para Promover la Prosperidad

C. Preston Noell III
Presidente, Tradición, Familia, Propiedad, Inc.

lynn taylor
Presidente, Instituto de Políticas Públicas de Virginia

Trump sienta las bases para la desregulación: ahora debe cimentarla

¿Cómo modernizar los Estados Unidos, abrirlo a la innovación, liberar a sus empresarios y mostrar que está abierto a los negocios?

Durante décadas, los conservadores han defendido la desregulación como una forma de aliviar las onerosas regulaciones de DC. Durante sus mítines, el presidente Trump alardea de las ventajas de reducir los trámites burocráticos, mostrando cómo la regulación aumenta los costos de cumplimiento para las empresas y, en última instancia, termina costando a los consumidores. Lento pero seguro, también ha puesto esa retórica en acción. ¿Pero será suficiente?

En 2017, a través de Orden Ejecutiva 13771, el presidente Trump impulsó una excelente regla que exige que las agencias deroguen dos regulaciones existentes por cada nueva regulación. También asegura que, al hacerlo, el costo total de las regulaciones no aumente. Esta orden convirtió en una tarea institucional atravesar la jungla reguladora del pantano.

nuevas órdenes ejecutivas firmado por el presidente Trump el 9 de octubre también ayudará a combatir el problema de larga data de la extralimitación regulatoria. En la ceremonia de firma de estas nuevas declaraciones, Trump fustigó las miles de páginas de documentos de orientación que han emitido los burócratas como una "puerta trasera para que los reguladores cambien la ley de manera efectiva" sin pasar por el período completo de comentarios y el proceso de aprobación. Sus nuevas órdenes exigen que las agencias traten la guía como no vinculante, pongan toda la guía a disposición del público y tomen las opiniones del público en los períodos de notificación y comentarios.

El locutor de radio conservador Hugh Hewitt dijo que “estas órdenes golpean profundamente a un estado administrativo cada vez más anárquico y ebrio de poder”.

Tiene razón: sin duda ayudará a la Casa Blanca a tomar medidas drásticas contra los casos de abuso que reciben suficiente atención pública. Sin embargo, ¿qué pasa con los que no?

Desafortunadamente, esto se ha convertido con demasiada frecuencia en el caso. Los burócratas hambrientos de poder se han vuelto bastante cómodos ignorando silenciosamente las Órdenes Ejecutivas actualmente en los libros y saliendo impunes operando en las sombras, fuera del ámbito público. Por ejemplo, varios grupos conservadores han llamado la atención sobre un reciente ejemplo flagrante de cómo se ha sorprendido a los burócratas haciendo caso omiso de los esfuerzos de alivio regulatorio de Trump.

En una carta de coalición, trece organizaciones conservadoras y de libre mercado, incluidas la Campaña por la Libertad de Ron Paul, Americans for Limited Government y Taxpayers Protection Alliance, destacaron el Aviso n.º 176, una nueva norma propuesta por la Oficina de Comercio e Impuestos sobre el Alcohol y el Tabaco (TTB) como emblemático para el fenómeno antes mencionado.

Como señalaron los grupos conservadores, el nuevo aviso más que duplicará la cantidad de regulación establecida en el mercado de bebidas espirituosas. Aparentemente, viola no solo la Orden Ejecutiva 13771 de Trump, sino también Decreto Ejecutivo 12866 de los años de Clinton, que requiere un análisis de costo-beneficio para cualquier nueva regulación que sea económicamente significativa.

TTB también se encuentra con frecuencia con el problema de los documentos de orientación demasiado entusiastas que Trump pretende arreglar. Sin embargo, esto plantea la pregunta: ¿de qué servirá la nueva orden ejecutiva de Trump para las oficinas y agencias que ya tienen un historial de ignorar las pasadas?

Las situaciones muestran que muchos burócratas, cegados por su ansia de poder, no respetarán las órdenes ejecutivas por el simple hecho de hacerlo. Una gran cantidad de reguladores encontrarán las formas más complicadas de evadir la aplicación de la ley real. Y así, si la Casa Blanca quiere que su admirable esfuerzo de desregulación continúe, debe considerar hacer cambios de personal en los casos en que los burócratas remanentes ignoren las leyes que los rigen.

En el caso de TTB, es bastante simple. Los administradores actuales están sirviendo de forma interina después de una vacante inesperada y no se necesitaría la aprobación del Senado para reemplazarlos. Con otras agencias que requieren tal aprobación, será más lento y difícil, pero aún así valdrá la pena. Después de todo, es la única manera de garantizar que finalmente se elimine la burocracia anti-consumidor.

Traer a personas que creen en la libre empresa como principales administradores será la verdadera clave para reducir el gobierno federal a un tamaño más adecuado. Las administraciones anteriores han demostrado el éxito que puede tener un presidente cuando realiza cambios radicales en la gente de las burocracias.

La administración actual está construyendo una base de desregulación útil, ahora solo necesita consolidarla.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org.

El diálogo transatlántico y no la guerra arancelaria es el futuro de la relación UE-EE.UU.

La Organización Mundial del Comercio ha publicado hoy un fallo que da luz verde a EE.UU. para imponer sanciones aranceles sobre la UE sobre la tarifa sobre los subsidios de la UE para Airbus.

Luca Bertoletti, gerente sénior de Asuntos Europeos del Consumer Choice Center, dice: “Esperamos que los responsables políticos consideren rechazar el uso de aranceles para escalar la disputa entre Airbus y Boeing. Estas tarifas no solo perjudicarán a la industria aeroespacial, sino también a muchos otros sectores y especialmente a los consumidores. Como hay un nuevo Parlamento Europeo y muy pronto una nueva Comisión Europea, este es el momento adecuado para que tanto la UE como los EE. UU. entierren el hacha de guerra y reinicien el diálogo transatlántico”, continuó Bertoletti.

“La relación UE-EE. UU. es la más fuerte del mundo y debe basarse en los desafíos comunes del mercado, como la forma de abordar el creciente autoritarismo en Porcelana, no en una guerra comercial entre naciones libres que solo perjudicará a los consumidores”, concluyó Bertoletti.

Lee mas aquí


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en ConsumerChoicecenter.org.

Activistas verdes odian a Trump más de lo que aman a los animales

La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) acaba de hacer historia al anunciar un plan para poner fin a las pruebas derrochadoras en animales financiadas por los contribuyentes para 2035. Esta es una gran victoria, pero los grupos ecologistas felices con la regulación que critican la medida han dejado en claro que odian más a la administración Trump que aman a los animales y al medio ambiente.

Tras su publicación, la propuesta histórica de la EPA fue bien recibida por los defensores de los contribuyentes amantes de los animales como nosotros, así como por los líderes de la industria, los defensores de los animales y los científicos porque eliminará las pruebas con animales inútiles y engañosas que reducen el acceso del consumidor a productos seguros, cuestan a los contribuyentes decenas de millones de dólares al año, esposan a la industria y dañan innecesariamente a los animales. La noticia unió incluso a legisladores en extremos opuestos del espectro político, como el representante republicano de Florida Matt Gaetz y el representante demócrata de Tennessee Steve Cohen, quienes trabajaron junto con White Coat Waste Project para exponer las pruebas con animales de la EPA el año pasado.

Adam Allington de Bloomberg tuiteó: “En un raro momento de acuerdo, la EPA de Trump ha hecho algo que muchos progresistas pueden respaldar: establecer un plan bastante ambicioso para eliminar gradualmente las pruebas químicas en animales”.

Pero no todos los progresistas están animando. En respuesta al anuncio de la EPA, el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés) expresó su indignación partidista, alegando: “La administración Trump destruye la recopilación de datos sobre sustancias químicas tóxicas”. NRDC alega que sin estudios en animales, sería “mucho más difícil identificar sustancias químicas tóxicas y proteger la salud humana”. ¿Cómo es eso?

La experimentación con animales representa la edad oscura de la política regulatoria. Era más relevante cuando nuestras herramientas para medir el riesgo eran primitivas, pero la tecnología actual permite formas mucho más precisas de evaluar los riesgos del mundo real. Los investigadores han demostrado repetidamente que las tecnologías del siglo XXI basadas en la biología humana, no en pruebas crudas y artificiales en las que los conejos, perros y otros animales se ven obligados a tragar y respirar dosis masivas de productos químicos, son las mejores para predecir los efectos en la salud de los humanos. Debido a la incertidumbre inherente a la extrapolación de resultados en animales a humanos, es necesario incorporar factores de seguridad enormes para la exposición humana.

Pero ahora, con métodos científicos más precisos, ya no necesitamos depender de estudios en animales y los límites reglamentarios de precaución que tuvimos que aceptar hace una generación. Una mejor precisión nos permitirá beneficiarnos de manera segura de la química avanzada, como el uso de siliconas, que son esenciales para las tecnologías respetuosas con el medio ambiente, como la iluminación moderna de bajo consumo.

Entonces, ¿por qué los activistas ambientales, que pensaríamos que tienen afinidad con los animales, se levantarían en armas por la medida? Tenemos una teoría.

Es que estos activistas están tan empeñados en prohibir los químicos sintéticos que están dispuestos a apoyar herramientas de análisis de riesgo anticuadas para lograr su agenda política, incluso si requiere torturar animales.

Un miembro del personal de NRDC dijo a los periodistas sobre las pruebas modernas sin animales: "Si las pruebas en sí mismas no indican un efecto tóxico, entonces la EPA supone que no hay efecto tóxico". Entonces, aunque estas nuevas tecnologías son más precisas para predecir los riesgos humanos, los verdes aparentemente prefieren las pruebas con animales precisamente por la incertidumbre que introducen, lo que puede retrasar o impedir que los productos seguros lleguen al mercado.

El año pasado, con base en pruebas con animales engañosas, un juez de California ordenó a Starbucks y otros vendedores de café en el estado que pusieran advertencias de cáncer en el café. Pero resultó que los resultados eran irrelevantes para los humanos, para quienes el consumo de cantidades normales de café es seguro, y se canceló la advertencia.

Es prudente advertir sobre un producto cuando los riesgos no se conocen bien. Pero sería absurdo continuar advirtiendo después de que la mejor ciencia nos dice que no hay nada de qué preocuparse, como en el caso de 1,000 estudios que muestran que el café es seguro para los humanos y en realidad tiene beneficios para la salud. Eso es exactamente lo que quieren los ecologistas.

¿Por qué? Tienen una agenda extrema que busca eliminar tantos productos químicos sintéticos como sea posible basándose en una visión no científica de que los productos químicos sintéticos están acabando con la tierra. Entonces, para obtener un apoyo público más amplio, durante mucho tiempo se han dado un festín con la incertidumbre sobre las acusaciones de salud humana para generar apoyo para su ideología antiquímica. Pero con una mejor ciencia regulatoria ahora disponible, la estratagema ya no es viable.

La medida debería complacer a casi todos excepto a los extremistas. Una encuesta nacional de 2018 encontró que el 79 por ciento de los republicanos y el 68 por ciento de los demócratas quieren reducir las pruebas con animales de la EPA.

La innovación científica, la regulación adecuada y un liderazgo audaz pueden resolver algunos de los problemas más difíciles del mundo y, al mismo tiempo, promover una sociedad más civil.

La oposición a la adopción por parte de la EPA de una mejor ciencia regulatoria expone los verdaderos colores de los grupos verdes radicales: están dispuestos a sacrificar innecesariamente no solo animales, sino también los propios avances científicos, para lograr su estrecha agenda.

Publicado originalmente aquí.


El Consumer Choice Center es el grupo de defensa del consumidor que apoya la libertad de estilo de vida, la innovación, la privacidad, la ciencia y la elección del consumidor. Las principales áreas políticas en las que nos centramos son digital, movilidad, estilo de vida y bienes de consumo, y salud y ciencia.

El CCC representa a los consumidores en más de 100 países de todo el mundo. Supervisamos de cerca las tendencias regulatorias en Ottawa, Washington, Bruselas, Ginebra y otros puntos críticos de regulación e informamos y activamos a los consumidores para que luchen por #ConsumerChoice. Obtenga más información en 
ConsumerChoicecenter.org

Lo siento, señor Trump, no somos "propaganda china" sobre el comercio

WASHINGTON, DC – Esta semana, el presidente Donald Trump acudió a Twitter para denunciar varios artículos en el Registro de Des Moines como “anuncios de propaganda” chinos debido a los hechos presentados sobre el comercio y los aranceles. Se incluyó un artículo escrito por el Consumer Choice Center que reveló el impacto de las tarifas en las comunidades de Carolina del Norte y Carolina del Sur, que podrían afectar hasta 150,000 […]

Cómo podrían sufrir las Carolinas los aranceles de Trump

CHARLOTTE OBSERVER: En las últimas elecciones y en el escenario mundial, el presidente Donald Trump habló duro sobre el comercio. Somos nosotros contra ellos y estamos perdiendo, dice. En pocas palabras, considera que el déficit comercial actual, cuando importamos más de un país de lo que le exportamos, es perjudicial para los empleos estadounidenses. Desde enero, ese comercio […]

Cuando se trata de lácteos canadienses, Trump tiene razón

ESPECTADOR DE HAMILTON: En la mayoría de las circunstancias, el presidente Trump está equivocado sobre el comercio, pero tiene razón al calificar el sistema de gestión de suministro de Canadá como una "vergüenza".

Al contrario de Trump, el Servicio Postal necesita Amazon

WASHINGTON EXAMINER: El antagonismo que Trump está mostrando con Amazon está profundamente fuera de lugar, y si sus ataques a Amazon conducen a una acción antimonopolio, esto podría significar la sentencia de muerte para muchas empresas innovadoras que han llegado a depender de la empresa.

Donald #Trump quiere un comercio de mercancías libre de aranceles. ¿Por qué la Comisión no lo acepta?

REPORTERO DE LA UE: En la guerra comercial que se avecina entre la Unión Europea y los Estados Unidos, el consenso parece ser que los medios para evitar esta crisis son de repuesto. Jean-Claude Juncker dejó claro en un discurso en Hamburgo que “también tenemos que ser así de estúpidos”, en referencia a los aranceles de represalia sobre una serie de […]

Vuelve al comienzo