fbpx

John Oliver ofrece puntos de conversación del Partido Demócrata sobre antimonopolio

¿Qué dice acerca de nosotros cuando recurrimos a los comediantes para informar nuestro pensamiento sobre política?

Hemos sido testigos del auge de Ucrania comediante convertido en tiempos de guerra-Presidente Volodymyr Zelensky. El expresidente guatemalteco Jimmy Morales también era comediante, pero lo perseguían personajes muy poco graciosos. acusaciones de corrupción El comediante Dave Smith probablemente buscará la nominación presidencial del Partido Libertario de 2024, después de haber dirigió la toma de posesión del liderazgo del partido por parte del “Mises Caucus” el mes pasado.

Entran los comediantes adivinos de la resistencia anti-MAGA. Desde la elección del expresidente Donald Trump, los monólogos de los comediantes nocturnos Stephen Colbert, Jimmy Kimmel y Trevor Noah han sonado más como Giro del Partido Demócrata que los actos principales de la televisión de comedia.

El más astuto del grupo es John Oliver. El comediante nacido en Gran Bretaña y ex Programa diariocorresponsal hace un carrera profesional de hamming político.

Mientras que la mayoría de los comediantes bromean sobre los escándalos de las celebridades o los reality shows, Oliver aborda serios problemas y exige acción política. En 2014, instó a los espectadores a solicitar la neutralidad de la red, exigiendo que la Comisión Federal de Comunicaciones reclasifique a los proveedores de servicios de Internet como servicios públicos para mantener la red.libre.”

En el último año, sus segmentos sobre teoría crítica de la razacontrol de los alquileres, y desinformación se han vuelto virales entre los políticos, con Oliver soltando chistes entre análisis de políticas que podrían haber sido escritos por cualquier grupo de expertos de izquierda.

Recientemente, Oliver ha utilizado su programa de sátira para exigir reforma antimonopolio para “castigar” a las grandes tecnológicas.

Ofrece remates y comentarios endulzados con un llamado a la acción sobre dos proyectos de ley, la Ley de Mercados Abiertos y la Ley Estadounidense de Innovación y Elección en Línea. Estos tienen como objetivo abrir las tiendas de aplicaciones de Apple y Google, prohibir las "autopreferencias" en las tiendas en línea como Amazon y enfriar las fusiones y adquisiciones tecnológicas por parte de Meta.

Oliver defiende a la guerrera antimonopolio y autora de proyectos de ley, la senadora Amy Klobuchar, mientras reprende al líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, por holgazanear en el pleno del Senado debido a las conexiones de su familia con empresas tecnológicas. Incluso elogia a los republicanos que han se unió a la causa por su propia cruzada de moderación de contenidos.

Para ser claros, existen preocupaciones válidas sobre varias acciones preocupantes de las empresas de tecnología. Cuando infringen la ley, deben ser sancionados.

Pero los argumentos reduccionistas de Oliver, entregados en un pentámetro cómico, manifiestan un mundo de daños desenfrenados para los consumidores porque Amazon vende sus propias baterías o porque Google presenta en gran medida su algoritmo de imágenes.

Lo que Oliver deplora es la integración vertical en tecnología. Pero esto es precisamente por lo que nosotros celebrarempresas como Tesla y IKEA, cual calificar altamente en la satisfacción del consumidor y hacerse un nombre controlando sus cadenas de suministro. De alguna manera, esto es deplorable cuando se trata de un negocio online con millones de usuarios y clientes.

Ese es el mensaje que los fanáticos de Oliver, y las organizaciones de defensa y los políticos serios, toman de su programa.

El grupo de derechos digitales Fight for the Future, que lidera una coalición de competidores tecnológicos y grupos de presión de izquierda, está organizando una iniciativa que llaman "Verano antimonopolio", exigiendo que el Congreso tome medidas inmediatas. No es de extrañar que el segmento de Oliver ocupe un lugar destacado en el página principal. Pesos pesados demócratas como Hillary Clinton Cuota su video de YouTube con júbilo.

Cuando las figuras cómicas se convierten en abanderados políticos, debemos permanecer escépticos. Hay muchas razones para responsabilizar a Big Tech sin armar al gobierno. Y motivo de más para evitar quejas de humoristas con poca piel en el juego.

Oliver y las facciones políticas que lo celebran deben saber que las quejas sobre el producto de una empresa no pueden ser la base para una redefinición radical de las políticas antimonopolio federales que afectarían a cientos de millones de consumidores. El poder del gobierno no es cosa de risa.

Publicado originalmente aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vuelve al comienzo