fbpx

La ruptura de Facebook dañará a los consumidores

Dividir y regular las empresas de tecnología dañará a los consumidores, no les servirá.

El reciente aumento en las descargas de aplicaciones de mensajería centradas en la privacidad, como Signal y Telegram, es un gran testimonio del poder de elección del consumidor en la esfera digital. Debería dar un duro golpe a los intentos de dividir o regular la empresa matriz de WhatsApp, Facebook, ya que evidentemente el mercado no está dominado por un monopolio. Además, la intrusión en empresas privadas resultará en última instancia en sofocar la elección del consumidor y, por lo tanto, debe abstenerse.

Los consumidores y desarrolladores de hoy en día tienen mucho más poder que nunca. Ninguna empresa se salva de la batalla continua por los usuarios, ya que cambiar a un competidor en el mundo de la tecnología requiere unos pocos clics y una tienda de aplicaciones. Un gran número de herramientas y servicios están a disposición constante de cualquiera que busque una mejor solución a su problema individual.

Dada esta dinámica de mercado, los creadores de aplicaciones tienen incentivos para crear soluciones para cada problema de nicho para satisfacer a su grupo de usuarios objetivo, competir en un mercado global y escalar su solución en todo el mundo. Algunas aplicaciones pueden acceder a sus datos para brindar un mejor servicio mediante el análisis de patrones de uso. Otros pueden proteger su privacidad pero comprometer otra característica. La capacidad de elegir entre estas opciones (¡o usar ambas para diferentes casos de uso!) constituye un paraíso de elección para el consumidor en lugar de un monopolio que vale la pena regular.

Además, interferir en los mercados desmantelando empresas o regulándolas rara vez tiene un costo. Cualquier infracción perjudica la innovación y reduce la inversión.

Facebook, por ejemplo, compró Instagram y WhatsApp por $1 mil millones y $19 mil millones, respectivamente. Aunque ambos tenían una base de usuarios existente, ninguno generaba grandes sumas de ingresos antes de ser absorbidos. Simplemente no se sabe si sin las inversiones en innovación de su nueva empresa matriz, esos servicios habrían generado ganancias a largo plazo y entregado los servicios a sus usuarios que aman hoy.

Retroactivamente, hacer retroceder el reloj sentaría un precedente peligroso para cualquier empresa que quiera invertir en la creación de experiencias superiores para su base de usuarios y mostraría que ninguna inversión está a salvo de los reguladores. El precio de innovar para enriquecer la vida de todos sería un retorno incierto de la inversión. La última víctima de la sobrerregulación de un mercado naturalmente liberal: los consumidores.

Los temores de dañar la innovación como consecuencia de reguladores demasiado entusiastas no son puramente teóricos. El esfuerzo por separar el software y el sistema operativo de Microsoft a principios de la década de 2000 hizo poco por liberar los mercados. Más bien, impidió que la compañía que desarrolló el sistema operativo más popular innovara arrastrándolos a la sala del tribunal para preinstalar Internet Explorer en las máquinas con Windows.

Al final, no fue necesario que los reguladores decidieran en nombre de los consumidores. A medida que surgieron naturalmente más navegadores, los consumidores reemplazaron a Internet Explorer como el navegador más popular, independientemente de que se entregara de fábrica. Sin embargo, no se sabe cuánto daño se ha hecho tanto a Microsoft como a los usuarios por los esfuerzos regulatorios para destruir una empresa simplemente por su éxito.

Los esfuerzos de hoy incluso van más allá de romper fantasías. Otro enfoque favorecido por los legisladores de todo el mundo es imponer la interoperabilidad, ordenando a los servicios de mensajería que se comuniquen entre sí para reducir las barreras de entrada. A primera vista, la idea tiene sentido: dejar que los usuarios elijan su servicio preferido y permitirles comunicarse con cualquier persona independientemente de su opción preferida. Desafortunadamente, sin embargo, la interoperabilidad también solo perjudicará a los consumidores.

La interoperabilidad requiere estándares comunes. Los correos electrónicos, por ejemplo, son interoperables, ya que puede comunicarse con cualquier persona, independientemente de su proveedor. El estándar puede haber sido el patrón oro hace algunas décadas. Pero según los estándares actuales, los correos electrónicos no son seguros, no son fáciles de usar y no ha habido mejoras significativas en los protocolos durante décadas. Del mismo modo, los mensajes de texto son interoperables, lo que no es una ventaja, ya que son simplemente inferiores a las aplicaciones de mensajería. 

En ausencia de cualquier regulación, los desarrolladores pueden adaptar estas aplicaciones a sus usuarios, introducir nuevas funciones e innovar para ganar usuarios. Esta libertad de innovar es la razón por la cual las aplicaciones disponibles gratuitamente brindan la forma más segura de comunicarse que jamás haya existido con estándares de encriptación superiores. También permitió que millones de usuarios cambiaran a una aplicación alternativa la semana pasada, buscando condiciones que no están estandarizadas por ley y más aplicables a ellos.

Cualquier esfuerzo gubernamental para definir estos estándares de cifrado, como sería necesario para permitir la interoperabilidad, también facilitaría la ruptura de estos sellos de privacidad que los consumidores desean desesperadamente. Los legisladores deben comprender que sus acciones no brindan valor a los consumidores. Ni romper los llamados monopolios ni imponer regulaciones arbitrarias es de interés para su pueblo. Los consumidores son más que capaces de tomar sus propias decisiones. Millones de ellos lo han hecho la semana pasada porque no estaban de acuerdo con una nueva política que les impuso WhatsApp.

Kya Shoar es Digital and Tech Fellow en el Centro de elección del consumidor.

1 comentario en “Facebook Breakup will harm consumers

  1. Daniel dice:

    No puedo argumentar de antemano a favor de la legislación, pero ¿no es obvio que la interoperabilidad fomenta la competencia? El monopolio histórico de Windows/Office en oficinas y hogares es prueba de ello. ¿Por qué? ¿Fue Windows más seguro, más eficaz? No, simplemente disfrutó de un efecto de red y tuvo una estrategia efectiva para dificultar que los usuarios y desarrolladores se mudaran de su ecosistema.

    Las aplicaciones web actuales se crearon sobre protocolos abiertos de Internet y Google, Facebook, etcétera, no serían posibles sin este ecosistema abierto. Estarías usando MSN para siempre. Las redes sociales y la mensajería no son tecnología avanzada. La mayoría de las innovaciones no se encuentran en los protocolos en sí, sino en la interfaz de las aplicaciones. TCP/IP, DNS, REST, HTTP, TLS tienen una década de antigüedad. Sus argumentos son falaces porque se basan en premisas falsas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vuelve al comienzo