fbpx

Autor: Emil Panzaru

La prohibición británica de los plásticos de un solo uso es una mala noticia para los consumidores y el medio ambiente

Los consumidores británicos pueden despedirse de las comodidades de los cubiertos, platos y recipientes de plástico para alimentos. Habiendo prohibido ya las pajitas de plástico, los bastoncillos de algodón y los agitadores, Inglaterra se une Escocia en prohibir la fabricación y distribución masiva de plásticos de un solo uso de Octubre de 2023 en adelante. Gales está en proceso de redacción legislación similar.

Las razones detrás de la prohibición son visibles a simple vista. Lamentablemente, todo el mundo en Gran Bretaña está familiarizado con la basura plástica y los vertederos que estropean el campo. Agregue la contribución que hacen los plásticos a las emisiones de gases de efecto invernadero y la amenaza que representan para el bienestar de las plantas y la vida silvestre locales, y una prohibición para contener el problema comienza a parecer justificada.

Emil Panzaru, Gerente de Investigación del Consumer Choice Center, no encontró la noticia bien recibida: “Tales prohibiciones hacen más daño que bien. Al ignorar los peligros que representan los sustitutos del plástico en sus evaluaciones de impacto, las autoridades británicas, sin saberlo, fomentan opciones más dañinas para el medio ambiente y privan a los consumidores de sus opciones”.

Después de todo, es demasiado fácil ver el horror de los tenedores desechados y las latas aplastadas reunidas en una pila al costado de una carretera y concluir que los plásticos son la amenaza ambiental número uno. Para apoyar este caso, el gobierno británico cita el uso de 2.700 millones de cubiertos de plástico anual, solo 10% de los cuales son reciclados, y enfatiza el vínculo entre los plásticos degradables y los gases de efecto invernadero.

Lo que el gobierno no ve es el costo de producir alternativas. Una vez que desglosamos los datos detrás de las emisiones de gases de efecto invernadero y observamos el consumo de tierra y agua, el agotamiento del ozono y el agotamiento de los recursos, podemos ver que su consumidor promedio debe reutilizar una bolsa de algodón al menos 7,000 veces para justificar su impacto ambiental. En comparación directa, la investigación encuentra que los clientes necesitan usar bolsas de algodón 52 veces para llegar a la pequeña huella de un transportista Tesco mundano. Estos reemplazos son, por lo tanto, mucho más dañinos que el plástico.

Dados estos problemas, Panzaru sugirió las siguientes políticas: “el gobierno británico debe ir más allá de las soluciones simplistas pero dañinas que pintan el plástico como malo y los sustitutos como buenos. Si la preocupación es ambiental, los formuladores de políticas deberían abordar el uso de plástico caso por caso, considerando también los costos que plantean los sustitutos”.

Concluye: “Si la preocupación es que los transeúntes desconsiderados están estropeando el campo, entonces tirar basura y tirar basura no se detendrá una vez que el plástico se haya ido. En cambio, el gobierno debe imponer castigos más severos para disuadir a las personas de tirar basura en el futuro. De esta manera, los consumidores seguirán siendo libres de elegir y el medio ambiente estará mejor por ello”.

Una inminente prohibición de PFAS amenaza la seguridad económica y energética de Europa.

La postura de Europa sobre las sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (abreviado como PFAS) solo se ha vuelto más dura con el tiempo. La primera ola de limitaciones comenzó en 2009, cuando la Agencia Europea de Sustancias Químicas restringió el ácido sulfónico de perflurooctano, un subtipo de PFAS, de conformidad con el Convenio internacional de Estocolmo. 

La eliminación de otro (ácido perfluorooctánico) pronto siguió bajo el Reglamento Europeo de Contaminantes Orgánicos Persistentes en 2020. Este año, Alemania, Noruega y Suecia fueron más allá y pidió a la Comisión Europea para eliminar todos los PFAS en Europa. 

Eliminar los llamados "químicos para siempre" puede parecer lo más sensato. Después de todo, se sabe que las sustancias se han filtrado desde las fuentes de agua hacia los cuerpos humanos, lo que genera temores de efectos adversos para la salud. Las altas concentraciones de algunos de estos materiales en el torrente sanguíneo pueden porque daños en el hígado, el corazón, los riñones o los pulmones, alteran los sistemas neurológico e inmunológico, interrumpen las funciones hormonales normales e incluso provocan cáncer. Los PFAS también son una amenaza ambiental potencial a través de la contaminación del agua y el suelo. Y, fiel a su nombre, los materiales PFAS difícilmente degradar tiempo extraordinario. En cambio, se descomponen en otros compuestos de PFAS a través de la digestión o el desgaste ambiental. 

Sin embargo, la eliminación de las sustancias puede ser mucho más dañina que la presencia de los propios productos químicos. 

Los PFAS son parte integral de cualquier 21S teconomía de alta tecnología del siglo XIX. Los semiconductores requieren un recubrimiento de fluoropolímeros, otro PFAS, para soportar los intensos tratamientos químicos involucrados en su proceso de manufactura. Sin semiconductores, no podemos tener teléfonos, computadoras, computadoras portátiles, televisores o cualquier electrodoméstico moderno. 

Un mundo con cero riesgos es imposible. En lugar de intentar desesperadamente construir uno, Europa debería sopesar los pros y los contras de PFAS caso por caso y decidirse por la opción menos dañina.

La eliminación de PFAS al por mayor creará un caos al obligar a los proveedores de circuitos integrados a buscar sustitutos donde no haya ninguno disponible. El gobierno belga vio las consecuencias de esto cuando una fábrica en Amberes cerrar durante siete meses en respuesta al endurecimiento de las regulaciones. Hacer lo mismo con la industria de los microchips, que actualmente sufre de cadena de suministro dificultades, paralizará un 49 mil millones de euros industria europea y anular las inversiones prometidas por los 40 mil millones de euros Ley Europea de Fichas

Los chips de silicio serían solo el comienzo. Una prohibición total de PFAS es un peligro para la seguridad energética de Europa. El mismo grupo de materiales altamente resistentes y flexibles proporciona larevestimiento para las baterías y las pilas de combustible de hidrógeno que alimentan los vehículos eléctricos. Los fluoropolímeros ayudan a construir turbinas de vientoy los gases fluorados ayudan a enfriarbombas de calor. Su eliminación crea una escasez artificial de energías renovables, lo que hace que las necesidades energéticas de Europa (sin mencionar sus objetivos climáticos) sean aún más inmanejables. 

La alternativa que le queda a la UE es adquirir los compuestos o sus reemplazos de China, que ya es el mayor exportador de minerales de tierras raras. Esto socavaría la autonomía estratégica

Un mundo con cero riesgos es imposible. En lugar de intentar desesperadamente construir uno, Europa debería sopesar los pros y los contras de PFAS caso por caso y decidirse por la opción menos dañina. Algunos productos, como espuma de bombero, podría eliminarse gradualmente sin repercusiones graves. En el caso de otros (semiconductores y suministros de energía, entre ellos), es mejor minimizar la exposición excesiva vigilando los excesos de la empresa. 

Las sanciones estrictas por el dumping han demostrado ser más que adecuadas, reduciendo sustancialmente la presencia de PFAS en el agua desde principios de la década de 2000. Ese es un futuro más saludable y mejor que todos podemos respaldar. 

Publicado originalmente aquí

El Informe de los Verdes/ALE va tras los investigadores de plantas y las organizaciones de la UE. Falla

Un verano muy seco junto con un bajo suministro de fertilizantes y picos de energía han creado la tormenta perfecta para el sector agrícola europeo, con cultivos básicos como el girasol y el maíz en grano cayendo en picado un 12 y un 16 por ciento respectivamente (1).

No es de extrañar que haya presiones cada vez mayores (2) por parte de estados miembros como la República Checa, Rumania, Lituania, Suecia e Italia para reconsiderar las normas de la UE que llevaron a la decisión del Tribunal de Justicia Europeo de 2018 sobre técnicas de fitomejoramiento genético. El fallo del Tribunal modifica la directiva original de la Comisión Europea de 2001 sobre modificación de plantas al tratar las plantas basadas en CRISPR y la manipulación genética tradicional como una sola cosa. Los críticos señalan con razón cómo la sentencia obstaculiza la innovación en un momento de crisis en el que se necesita ingenio más que nunca.

La respuesta del grupo de la Alianza Libre Europea de los Verdes a estas presiones puede caracterizarse mejor como tormentosa. La EFA ha salido dando tumbos al ruedo del discurso público con un informe (4) que incluye unas cuantas páginas de denuncias y muchas más de acusación personal.

No importa el trueno emocional, ni las afirmaciones del informe ni sus acusaciones se sostienen.

Sus afirmaciones sobre los efectos de la ingeniería genética son que produce mutaciones incontrolables, involuntarias e inseguras en las células, mucho más allá de las que se encuentran naturalmente o en la reproducción mutagénica estándar (como en la inducida por radiación o reacción química). Sería mejor apegarse a la agricultura orgánica con plantas orgánicas en su lugar.

Sin embargo, estas afirmaciones no están a la altura de la abrumadora evidencia (5) (con un peso de miles de estudios durante un período de 21 años) de que las plantas modificadas genéticamente reducen (en lugar de aumentar) la necesidad de pesticidas (6), son menos propensas a las enfermedades ( 7) y son más fiables que los antiguos métodos de fitomejoramiento (8). Análisis aún más críticos de los estudios (9) no encontraron evidencia de que no sean seguros para los humanos.

Las afirmaciones ignoran el hecho de que la agricultura orgánica 100% es a menudo más intensiva en energía y uso (y, por lo tanto, más contaminante) (10) y no aumenta (11) la tarea de alimentar a miles de millones de personas en todo el mundo.

Estas declaraciones airadas son a menudo ilógicas. Una línea de argumentación dice que tener una patente es una prueba de que el nuevo procedimiento genético no puede producir el mismo resultado que un proceso natural. ¡Esto debe ser cierto, dice, porque de otro modo no habría sido patentado! Dicho esto, se puede otorgar una patente por otras razones además de lograr un resultado diferente, como encontrar un medio nuevo y más fácil para lograr el mismo resultado. Por 'coincidencia', esto se acerca más al verdadero argumento a favor del fitomejoramiento basado en la genética.

Sin mencionar cómo el informe se extralimita al tratar de desacreditar la crianza mutagénica al mismo tiempo que las nuevas técnicas. En este punto, la razón para rechazar la reproducción mutagénica (una práctica que ahora tiene casi un siglo) es que daña las plantas, a pesar de que no daña a las personas ni a los animales. Uno podría rechazar fácilmente el comer plantas o la selección natural por los mismos motivos.

La mayor parte del informe trata menos de la ciencia que de la política en la ciencia. Acusa a académicos y grupos favorables a la innovación como EPSO, ALLEA o EU-SAGE de no ser investigadores en absoluto. Más bien, son activistas que se hacen pasar furtivamente como expertos neutrales para hacer las siniestras órdenes de las empresas y los políticos de puertas giratorias. Luego nombra y avergüenza a varias personas que trabajan en el campo antes de concluir que se necesita más transparencia a nivel de la UE.

Dejemos de lado por un momento que las acusaciones son falsas: muchos de estos mismos investigadores nunca han ocultado sus currículos del escrutinio público y han sido muy francos sobre sus puntos de vista (12).

Olvídese por un momento de lo inusual que es decir que los investigadores bien establecidos no deben buscar 'desarrollos profesionales' en el campo en el que se especializan, deben limitar los contactos en la industria cuyo desempeño se les pide que comenten y no pueden acceder a ninguna parte del público. -fondos privados que son tarifa académica estándar.

En su lugar, concentrémonos en lo que termina haciendo el informe. Al tratar de envenenar el debate hablando de intereses oscuros, socava la fe en las instituciones científicas de la UE, ya que los consumidores no tienen motivos para confiar en organizaciones que son tan corruptas y egoístas como la EFA las presenta. Establece un punto de vista que pinta todas las críticas como un 'reclamo de cabildeo' y su lado como 'realidad'. El informe hace todo esto mientras malinterpreta la ciencia y la práctica de la modificación genética.

Mejor entonces respirar hondo y calmarse.

Publicado originalmente aquí

Vuelve al comienzo
es_ESES