fbpx

Autor: Anna Arunashvili

octubre 2021

Este octubre, el equipo de CCC ha estado trabajando arduamente, luchando por la elección de los consumidores en todo el mundo. Estos son algunos de los aspectos más destacados del último mes que nos gustaría compartir con usted


“Una talla para todos” no sirve para todos

Nuestro gerente de asuntos de América del Norte, David, escribió recientemente una nueva nota de política, en la que argumenta en contra del enfoque de "talla única", que a menudo utilizan varios gobiernos. Destaca varios casos en los que este enfoque falló a los consumidores y explica los motivos.
LEER AQUÍ

Impacto de las prohibiciones de sabor en los EE. UU.

Yael se presentó recientemente en un evento virtual de Vape Live organizado por la revista Vapouround. Habló sobre el índice de vapeo de los Estados Unidos, el impacto de las prohibiciones de sabor en los EE. UU. y se refirió a todo el trabajo que hace el CCC en este campo.
MIRA AQUÍ

Los cargadores comunes exigidos por la UE perjudicarán la innovación

Recientemente, la UE dio a conocer su plan para armonizar los puertos de carga en todos los dispositivos electrónicos. Aunque sus intenciones son, como siempre, nobles, exigir una tecnología específica no es el camino a seguir. En esta publicación de blog, Anna argumenta que la UE debería practicar la neutralidad tecnológica y dejar que las empresas y los consumidores tomen la decisión final sobre qué puerto de carga quieren usar.
LEE MAS

Ponte al día con los últimos episodios del podcast ConsEUmer

Este mes, por primera vez, el podcast de ConsEUmer fue copresentado por nuestro gerente de comunicaciones, Fabio. Bill y Fabio discutieron algunos de los temas actuales relacionados con la Unión Europea, como Bruselas vs. Uber, el aumento de la inflación en Europa y los cargadores comunes. Suena interesante, ¿verdad?
ESCUCHA AQUI

Ministro de economía digital lucha por legalizar el vapeo en Tailandia

El ministro de economía digital de Tailandia, Chaiwut Thanakamanusorn, quiere legalizar el vapeo para hacer frente al elevado número de fumadores en la sociedad tailandesa. Se ha demostrado que vapear es 95% menos dañino que fumar y es importante que las personas que buscan dejar de fumar tengan acceso a alternativas más seguras. En esta publicación de blog, Yael elogia los esfuerzos del ministro y espera que Tailandia adopte la ciencia de la reducción de daños.
LEE MAS

Reserve la fecha para nuestro próximo seminario web sobre comercio ilícito

El seminario web se llevará a cabo el 10 de noviembre y se centrará en los desafíos actuales que plantea el comercio ilícito y las oportunidades existentes para la intervención. Nuestros oradores examinarán las restricciones en el marketing y la marca para ver cómo afectan el comercio ilícito. Si desea saber por qué está floreciendo el comercio ilícito, cuáles son sus principales impulsores y qué se puede hacer para abordarlo, ¡está en el lugar correcto!
APRENDE MÁS
¡Eso es un final para octubre! ¡Asegúrese de seguirnos en nuestros canales de redes sociales para conocer las últimas actualizaciones en nuestra lucha global por #consumerchoice! ¡Nos vemos el próximo mes!

Índice de economía colaborativa y sus resultados – SERIE DE ECONOMÍA COLABORATIVA, PARTE 4

Bienvenido a la serie de economía colaborativa de la CCC. En esta serie de breves publicaciones de blog, expongo en detalle qué es la economía colaborativa, presento los principales hallazgos del Índice de economía colaborativa y analizo las posibles regulaciones futuras en torno a estos servicios. 

El Consumer Choice Center publicó recientemente el Global Sharing Economy Index 2021, que evalúa 50 ciudades de todo el mundo en función de la disponibilidad y accesibilidad de los servicios de la economía colaborativa. El índice es una compilación única de aplicaciones que puede usar para mejorar su experiencia en la ciudad y analiza qué tan regulados están estos servicios en cada ciudad (si necesita un permiso especial para operar un negocio de Airbnb o si hay impuestos adicionales). gravado a los invitados).

En los primeros años de Uber, para convertirse en conductor solo se necesitaba un automóvil, una licencia de conducir y un simple registro en su sitio web. Como conducir Uber no requería permisos especiales o licencias de taxi, que pueden ser bastante costosas de adquirir en ciertos países, le permitió a Uber ofrecer los mismos servicios a un costo mucho más bajo. 

Sin embargo, según los resultados del índice, a día de hoy, de 50 ciudades, solo quedan unas pocas que no requieren un permiso especial. En Francia, por ejemplo, para operar Uber, primero debe obtener una tarjeta VTC (VTC son las siglas en francés de los servicios de chófer privado que son diferentes de los taxis), y la inscripción para el examen le costará alrededor 200euros. Convertirse en conductor de Uber puede ser más complicado ahora, pero sigue siendo un negocio lucrativo y una gran competencia para los servicios de taxi tradicionales. Lo cual, como ya vimos en la publicación anterior del blog, no es algo que haga muy felices a los taxistas.

Otro servicio compartido discutido en el índice, e-scooter, es un medio de transporte asequible y bastante divertido, disponible en 43 de 50 ciudades. Recientemente, la mayoría de las ciudades han estado tratando de regular los e-scooters prohibiéndolos en las aceras, estableciendo límites de velocidad o introduciendo un sistema de multas por estacionar en lugares equivocados, como en el caso de Noruega. Algunas ciudades, como Atenas, llegaron a prohibir permanentemente los patinetes eléctricos y solo permitieron la propiedad privada de los eléctricos. scooters.

Curiosamente, los países de Europa del Este disfrutan de más libertad cuando se trata de compartir servicios de economía. El primer lugar en el ranking lo compartieron las ciudades postsoviéticas de Tallin y Tbilisi, donde no solo están disponibles todos los servicios discutidos, sino que también están menos regulados. Por otro lado, los países de Europa occidental y central parecen haber adoptado enfoques más restrictivos, lo que limita las opciones de los consumidores. Por ejemplo, como si el covid no fuera ya lo suficientemente destructivo para los servicios de economía compartida, Amsterdam decidió prohibir Airbnb en su centro histórico, una decisión que afortunadamente fue anulada por el tribunal.

Incluso a la luz de los esfuerzos actuales de los gobiernos para regular este sector, podemos decir que la economía colaborativa llegó para quedarse. La gente ha llegado a apreciar y acostumbrarse a la comodidad y conveniencia que estos servicios aportan a nuestra vida cotidiana. Entonces, sin importar las nuevas restricciones que propongan los gobiernos de todo el mundo, podemos dejar que la creatividad y el espíritu emprendedor de esta industria se defiendan y se reajusten.

La armonización de los puertos de carga exigida por la UE tendrá un impacto negativo en la innovación

El mes pasado, la Comisión Europea dio a conocer su plan armonizar los puertos de carga para dispositivos electrónicos. Con la nueva legislación, USB-C será el puerto estándar requerido para todos los teléfonos inteligentes, cámaras, tabletas, auriculares, parlantes portátiles y consolas de video. Cuando la UE propuso por primera vez un cargador común en 2009, creyeron que sería el estándar micro-USB.

La UE afirma que este enfoque es necesario para resolver los "inconvenientes del consumidor" y abordar el problema de los desechos electrónicos, pero esa lógica no tiene sentido. Esta regulación tendrá un impacto negativo en la innovación, no hará nada para ayudar al medio ambiente y los consumidores terminarán siendo los que tendrán que pagar la factura. Lo mejor que puede hacer la UE para ayudar a los consumidores y no obstaculizar la innovación es mantenerse tecnológicamente neutral.

Aunque USB-C parece ser el cargador más eficiente en este momento, no podemos predecir cómo se desarrollará esta tecnología en el futuro. por ejemplo, en 2009, cuando la Unión Europea propuso por primera vez un cargador común, el micro-USB se consideró el estándar. Si este cargador común hubiera sido aprobado entonces, ¿los consumidores europeos habrían perdido los ahora más populares dispositivos USB-C que son el nuevo estándar? El tiempo nos ha demostrado que siempre hay tecnologías mejores y más eficientes esperando entre bastidores. Al legislar un cargador común, la UE será responsable de retrasar la innovación que privará a los consumidores de opciones no solo ahora, sino en el futuro. La adopción de esta propuesta por parte del Parlamento Europeo y el Consejo podría llevar muchos meses más, momento en el cual muchas empresas pueden incluso encontrar mejores soluciones que las que se proponen actualmente.

Con una tecnología de rápido desarrollo, no hay garantía de que USB-C siga considerándose la tecnología de carga más eficiente, incluso dentro de unos meses. Además, a medida que más y más empresas experimentan con cargadores inalámbricos, es muy probable que los cables de carga se vuelvan obsoletos. Si se acepta esta propuesta, las empresas se verán obligadas a proporcionar el enchufe de todos modos. 

Cuando Apple decidió eliminar el puerto de auriculares para iPhone en 2016, muchos se mostraron escépticos sobre la medida. Pero los consumidores eventualmente llegaron a apreciar la tecnología inalámbrica y no tener que lidiar con cables que siempre se enredan místicamente en el momento en que los guardas en el bolsillo. Si la UE o cualquier otro organismo gubernamental hubiera tratado de intervenir y arreglar el "inconveniente", probablemente no hubiéramos podido disfrutar de los beneficios de ellos.

Lo que es más preocupante, esta decisión se dirige específicamente a Apple, la única empresa que utiliza un cable de iluminación único para sus productos. Teniendo en cuenta cuántos usuarios de iPhone existen en Europa, esta propuesta tendría un impacto inmediato, obligando a los usuarios a desechar sus cables existentes y tener que comprar otros nuevos. Es difícil no ser escéptico acerca de este movimiento. Los innovadores seguirán innovando y tenemos versiones nuevas y mejoradas de los productos que aparecen en el mercado casi a diario. Lo que necesitamos es más competencia, que es el principal motor de la innovación. Los mandatos de cargadores comunes no harán más que infringir este espíritu empresarial y exigir tecnología que probablemente pronto quedará obsoleta. 

Con esta propuesta, la UE está eligiendo favoritos y respaldando una tecnología específica, cuando en realidad debería estar practicando la neutralidad tecnológica. En lugar de obligar a las empresas a adoptar una solución favorecida por la comisión, la UE simplemente debería emitir recomendaciones generales, dejando que las empresas y los consumidores tomen la decisión final sobre qué cable de carga quieren usar.

Economía colaborativa bajo amenaza – Serie Economía colaborativa, parte 3

Bienvenido a la serie de economía colaborativa de la CCC. En esta serie de breves publicaciones de blog, expongo en detalle qué es la economía colaborativa, presento los principales hallazgos del Índice de economía colaborativa y analizo las posibles regulaciones futuras en torno a estos servicios. 

La pandemia no es el único obstáculo que las plataformas de economía compartida han tenido que enfrentar durante los últimos meses. Los gobiernos de todo el mundo han introducido nuevas reglamentaciones que han ido en detrimento de las opciones de los consumidores. En comparación con la época en que la economía de las plataformas recién comenzaba a formar parte de nuestra vida cotidiana, las aplicaciones de transporte compartido de hoy en día están sujetas a muchas más restricciones. Algunas de estas nuevas intervenciones incluyen clasificaciones de empleados, seguridad social, requisitos de estacionamiento o prohibiciones absolutas. 

Uno de los principales aspectos de los viajes compartidos que los gobiernos están tratando de redefinir y regular es la relación entre los proveedores de servicios y los conductores. Uber y otras plataformas tratan a los conductores como contratistas, en lugar de empleados, pero para algunos ese enfoque es injusto.

La incapacidad de los conductores para establecer tarifas, las sanciones por cancelar viajes y las restricciones de participación del cliente se encuentran entre las principales razones por las que los conductores pueden ser vistos como menos independientes de lo que se cree. Sin embargo, por otro lado, el estatus de contratista brinda a los conductores más flexibilidad y la posibilidad de elegir sus propias horas de trabajo. Pueden funcionar para diferentes aplicaciones de transporte compartido al mismo tiempo, lo que sería imposible si los conductores tuvieran el estatus de empleado completo.

Uber ha estado involucrado en muchas batallas legales para proteger la independencia de los conductores. Recientemente, la corte suprema del Reino Unido dictaminó que los conductores de Uber deben ser estado de empleado concedido y los beneficios que conlleva el estatus, como el pago del salario mínimo y las vacaciones anuales pagadas. Es probable que esto aumente la tarifa del viaje en todo el país.

Sin embargo, este no es el primer intento de restringir Uber. Después de las protestas de los conductores de taxis negros de Londres, el organismo de regulación del transporte TfL fue presionado para introducir nuevas restricciones a Uber. Algunas de estas restricciones incluían una espera de 5 minutos entre viajes, lo que habría afectado la prestación del servicio y, como afirmó Uber, habría sacado dinero de los conductores. bolsillos. Una petición contra esta restricción fue firmada por más de 130.000 personas y, afortunadamente, TfL decidió abandonarla. 

Bruselas tomó un camino diferente pero igualmente restrictivo. Recientemente, la capital belga incluso ha ido tan lejos como prohibiendo sistemas de taxi basados en aplicaciones, la esencia misma del servicio de transporte. Esto se produce después de la presión de los taxistas tradicionales, que instaban al gobierno a regular los viajes compartidos basados en aplicaciones, con los que cada vez era más difícil competir.

Los conductores que continúan aceptando viajes a través de su teléfono inteligente corren el riesgo de ser multados o de que se les revoque la licencia. Si bien Uber no ha sido prohibido explícitamente, países como Dinamarca y Hungría han hecho imposible que Uber opere allí y prácticamente han expulsado a la empresa del mercado. 

Al otro lado del océano, el estado de California también ha estado debatiendo sobre el estado de los conductores. Aprobado en 2020, el Proyecto de Ley 5 (AB5) de la Asamblea estaba destinado a reclasificar a los contratistas independientes como empleados. Según el proyecto de ley, se exigiría que las plataformas de servicios de transporte y entrega ofrezcan múltiples beneficios a sus conductores. Esto hubiera costado Uber y Lyft miles de millones de dólares y aumentaron el costo de los servicios de viajes compartidos, haciéndolos cada vez más inasequibles en comparación con los taxis tradicionales.

Las plataformas de servicios de transporte y entrega querían estar exentas de otorgar beneficios a nivel de trabajador a sus trabajadores y amenazaron con suspender sus servicios en el estado de California. Por ejemplo, cuesta casi 2 veces más tomar un taxi tradicional de LAX a Hollywood y sin más servicios de transporte disponibles, los consumidores se quedarían con menos opciones y más caras.

La Proposición 22 se incluyó en la boleta electoral de noviembre de 2020 y se aprobó con alrededor de 57% de votantes de California. Esta propuesta permitió a los conductores de estas aplicaciones mantener su estado independiente con ciertos beneficios calificados. Pero la corte de California dictaminó recientemente Proposición 22 inconstitucional, por lo que parece que la batalla legal está lejos de terminar. Es muy probable que otros estados sigan el ejemplo de California, lo que pondrá en peligro el destino de los viajes compartidos.

En general, a pesar de que los servicios de transporte compartido han facilitado y abaratado la vida de los consumidores de todo el mundo, los gobiernos siguen cediendo a las presiones principalmente de las industrias de taxis tradicionales e introduciendo regulaciones y restricciones que podrían llevar a la suspensión de los servicios de transporte compartido.

Los casos del Reino Unido, Bruselas y California discutidos en esta publicación de blog demuestran un peligroso precedente para países y ciudades de todo el mundo. Si esta tendencia continúa, pronto los viajes compartidos dejarán de ser diferentes de los servicios tradicionales y se perderá la esencia de la economía colaborativa. Y, por supuesto, los consumidores son los que tendrán que soportar la carga de la elección restringida.

Economía colaborativa en tiempos de COVID - Serie de economía colaborativa, parte 2

Bienvenido a la serie de economía colaborativa de la CCC. En esta serie de breves publicaciones de blog, expongo en detalle qué es la economía colaborativa, presento los principales hallazgos del Índice de economía colaborativa y analizo las posibles regulaciones futuras en torno a estos servicios. 

La pandemia actual ha tenido un gran impacto en la prestación de servicios de economía colaborativa. Como se discutió en el anterior entrada en el blog, las plataformas en línea han demostrado una adaptabilidad excepcional y han ido más allá para asegurarse de que los consumidores sigan viendo el valor de usarlas. 

Si bien algunos sectores de la economía colaborativa, como los viajes compartidos y los hogares compartidos, han sufrido pérdidas inmensas debido a los estrictos confinamientos en todo el mundo, otros han aumentado sus ganancias y han demostrado ser invaluables. Por ejemplo, las aplicaciones de entrega se convirtieron en una parte esencial de nuestra vida cotidiana. Con los restaurantes cerrados, el miedo a la transmisión del virus y la dificultad de viajar debido a las restricciones de transporte, nos encontramos confiando en los servicios de entrega. 

Para evitar la interacción humana en el punto de entrega, tablero de la puerta, una plataforma de entrega de alimentos en línea, como muchas otras, introdujo una opción de entrega sin contacto que puede ser solicitada tanto por el cliente como por el repartidor. Según Statista, en el segundo trimestre en Francia, los usuarios de entrega de restaurantes aumentaron por 24% en comparación con las cifras previas a la pandemia. En los EE. UU., las empresas de entrega también informaron un crecimiento en sus ingresos. Los ingresos combinados de las cuatro principales empresas de entrega, Uber Eats, Doordash, Postmates y Grubhub, de abril a septiembre de 2020 fueron doble el monto durante abril-septiembre de 2019.

Los servicios profesionales de uso compartido de automóviles experimentaron una gran caída en la demanda durante los confinamientos, pero una vez que las personas comenzaron a volver a moverse en lugar de optar por el transporte público, confiaron más en servicios de coche compartido ya que conlleva bajos riesgos de transmisión del virus. Compartir Ahora aumentaron sus medidas de higiene, y han estado limpiando y desinfectando sus autos cuatro veces más de lo usual. Plataformas de vehículos compartidos entre pares, como Turó y Moverse, también se han recuperado de los reveses relacionados con la pandemia. Para tranquilizar a las personas para que vuelvan a utilizar sus servicios, suavizaron las políticas de cancelación e introdujeron una limpieza adicional. medidas.

Como la demanda de servicios cayó drásticamente, muchas empresas tuvieron que reducir pérdidas. Uber, por ejemplo, tuvo que dejar miles de empleados para reducir los gastos operativos, la mayoría de esos empleados eran agentes de servicio al cliente, y tuvo que cerrar 45 oficinas en todo el mundo. Lyft, otra compañía de viajes compartidos y el mayor rival de Uber, tuvo que dejar de lado 17% de su plantilla.

Para cumplir con las nuevas restricciones de covid introducidas por los gobiernos locales, Uber y Airbnb cambiaron y adaptaron sus procesos. Uber lo hizo obligatorio usar máscaras mientras viaja, y antes de ordenar un viaje, debe confirmar que usará una máscara durante el viaje. Airbnb introdujo medidas de seguridad adicionales y exigió que los anfitriones llevaran a cabo una proceso de limpieza en 5 pasos entre las estancias de los huéspedes. 

En general, a pesar del pesimismo de la pandemia, la economía colaborativa logró sobrevivir y continuar innovando. Estos tiempos sin precedentes fueron más desafiantes para algunos que para otros. Si bien algunos servicios, como los viajes compartidos y los hogares compartidos, tuvieron que despedir a una cantidad significativa de su fuerza laboral, las plataformas de entrega vieron una demanda récord de sus servicios. 

La próxima publicación de blog de nuestra serie discutirá algunas de las controversias que rodean las plataformas de economía colaborativa y cómo los gobiernos están tratando de regular este sector innovador.

La esencia de la economía colaborativa – Serie de economía colaborativa, parte 1

La pandemia actual ha afectado a la mayoría de las áreas de actividad económica, incluida la economía colaborativa. Las vacaciones canceladas, las órdenes de quedarse en casa, las restricciones de movilidad debido a las cuarentenas y los bloqueos dieron como resultado una fuerte caída en la demanda de servicios de economía colaborativa.

los Índice de Economía Colaborativa 2021, publicado recientemente por Consumer Choice Center, examina el impacto que dichas restricciones han tenido en la economía colaborativa y proporciona una descripción general extensa de la disponibilidad de viajes compartidos, pisos compartidos y otros tipos de intercambio entre pares. 

En esta serie de breves publicaciones de blog, desarrollaré qué es la economía colaborativa, presentaré los principales hallazgos del Índice de economía colaborativa y analizaré las posibles regulaciones futuras en torno a estos servicios. 

La economía compartida (colaborativa) ha transformado las interacciones humanas en todo el mundo. Como modelo económico relativamente nuevo, la economía compartida es un tipo de intercambio basado en una plataforma que permite a individuos y grupos compartir sus servicios entre pares. 

Una de las características más distintivas de la economía compartida es que elimina la necesidad de poseer activos y permite que las personas usen varios artículos (automóviles, scooters eléctricos, gimnasios) por un corto tiempo sin comprarlos. Por ejemplo, la plataforma de pisos compartidos Airbnb, que existe desde 2008, le permite alquilar una habitación o un lugar completo para usted a cambio de una tarifa determinada. El simple registro en su sitio web o aplicación móvil abre el acceso a miles de lugares en todo el mundo y es una excelente alternativa a los hoteles convencionales.

Otro gigante de la tecnología y nativo de San Francisco, Uber, ofrece servicios como transporte compartido, comida y entrega de paquetes y también requiere un simple proceso de registro. Se sabe que Uber es una alternativa más económica a los servicios de taxi tradicionales y actualmente está disponible en 70 países

La tecnología ha sido el motor de estas empresas. Sin embargo, las plataformas solo actúan como intermediarias y facilitadoras: conectan instantáneamente la oferta con la demanda. Todas las formas de consumo colaborativo requieren de Internet para conectar a los proveedores con los clientes potenciales. Las plataformas ofrecen una plataforma segura y fácil de usar para vincular a las personas que necesitan ciertos servicios, activos con aquellos que pueden proporcionarlos. 

La confianza entre los usuarios se construye a través de los sistemas de calificación. La mayoría de las plataformas fomentan el intercambio de reseñas para lograr la mejor experiencia de usuario y garantizar la seguridad. Por ejemplo, para Airbnb, algunos anfitriones hacen un esfuerzo adicional para asegurarse de que sus huéspedes disfruten de su estadía ofreciendo servicios de limpieza gratuitos o check-in temprano. Uber lanzó recientemente Uber Lite para acomodar a aquellas personas en países en desarrollo que no poseen los últimos teléfonos inteligentes y tienen una conexión a Internet inestable. México es uno de esos países. Para adaptarse aún mejor a las necesidades de los mexicanos, Uber también luchó arduamente para permitir pagos en efectivo en la ciudad de México, ampliando su servicio a alrededor de 10 millones de personas en el área metropolitana. 

La economía compartida proporciona servicios que son más asequibles y accesibles que sus contrapartes tradicionales. La razón principal de esto es la menor cantidad de barreras de entrada. Para comenzar a conducir Uber o alquilar su piso a través de Airbnb, utiliza activos inactivos que ya tiene en su poder. En muchos países, las empresas de plataformas también enfrentan menos barreras de entrada al mercado en comparación con las empresas tradicionales. A menudo, solo se necesita un registro rápido para unirse a una plataforma de economía colaborativa. 

Una variedad de servicios, desde compartir el hogar hasta espacios de trabajo conjunto, nos ha facilitado mucho la vida. Aunque la pandemia reciente ha sido bastante desafiante, somos optimistas de que la economía colaborativa continuará expandiéndose y brindando beneficios aún mayores para las personas en todo el mundo. En la próxima publicación del blog, entraremos en detalles sobre los efectos que COVID-19 ha tenido en las plataformas de economía colaborativa y cómo respondieron.

Vuelve al comienzo
es_ESES