fbpx

Día: 13 de mayo de 2022

La prohibición generacional del tabaco en Nueva Zelanda es una locura

Créditos de la imagen destacada: la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en una conferencia de prensa en diciembre en Auckland, Nueva Zelanda. Foto: Phil Walter/Getty Images

Desde la década de 1970, Nueva Zelanda ha implementado muchas medidas de control del tabaco, como una prohibición en interiores, restricciones publicitarias e impuestos especiales, entre muchas otras para combatir el tabaquismo. El precio de los cigarrillos en Nueva Zelanda se encuentra entre los más altos del mundo. A pesar de que las tasas de tabaquismo caen a un ritmo sin precedentes, Nueva Zelanda cree que no hay necesidad de detenerse aquí, y ahora está sobre la mesa una prohibición generacional del tabaco. 

La prohibición generacional del tabaco esencialmente prohibiría a las personas nacidas después de un año en particular comprar cigarrillos. Se espera que la ley se promulgue en Nueva Zelanda en junio de este año, y todos los nacidos después de 2008 no podrán comprar cigarrillos en su vida. 

La primera pregunta que plantea la propuesta es: ¿por qué 2008 y no 2009 o 2007? Al establecer una fecha límite determinada subjetivamente, el gobierno de Nueva Zelanda dividirá a la sociedad en dos grupos de adultos (o futuros adultos) que pueden comprar cigarrillos y aquellos que no. La naturaleza discriminatoria de la prohibición es bastante llamativa. Desde una perspectiva de salud pública, los que nacieron antes de 2008 y fuman pueden verse como una carga para el sistema, entonces, ¿por qué castigar al otro grupo que, dada la caída de las tasas de tabaquismo, probablemente no elegiría fumar de todos modos?

La evidencia sobre la efectividad de las prohibiciones generacionales de fumar es débil. En lugar de reducir las tasas de tabaquismo, la prohibición de la venta de tabaco no solo no ayuda a la causa libre de humo, sino que también puede aumentar la incidencia de tabaquismo entre los jóvenes. Bután, donde se prohibieron las importaciones de productos de tabaco durante el covid, demuestra que tales prohibiciones están plagadas de consecuencias no deseadas y rara vez logran sus objetivos originales. Después de todo, la Gran Prohibición en los EE. UU. demostró de manera asombrosa que, independientemente de lo que los gobiernos imaginaron al implementar las prohibiciones, las personas siempre encuentran formas creativas de satisfacer sus deseos. 

Ahí es donde el floreciente mercado negro, alentado por las prohibiciones, llena el vacío. En Bután, el único impacto de la prohibición de la importación y venta de productos del tabaco fue encarecerlos significativamente, haciendo aún más atractivos las ventas clandestinas ilegales y el contrabando de estos productos. Ese también fue el caso en Sudáfrica, donde prohibir la venta de tabaco y alcohol durante covid impulsado el comercio ilícito de estos productos.

Dado el alcance de las medidas de control del tabaco en los últimos 50 años, me pregunto si hay un final. Nueva Zelanda lo ha probado todo. Prohibiciones interiores, empaquetado genérico, impuestos especiales y ahora la prohibición generacional. ¿Qué sucede si el ambicioso objetivo de convertirse en una zona libre de humo no funciona para Nueva Zelanda (lo que seguramente sucederá)? ¿A dónde vamos a partir de ahí? ¿Prohibimos pensar en fumar o usar la palabra “tabaco”? Esta locura debe parar. 

Vuelve al comienzo